Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 26 de marzo de 2016

¿Qué innovación social queremos?

Guardar en Mis Noticias.

La innovación es, sin duda, una institución prestigiosa en nuestra sociedad. Buscamos la innovación, esperamos la innovación, exigimos la innovación. Cuando pensamos en la curación de nuestras enfermedades, en la manera de comunicarnos con las personas que queremos, en la forma de transportarnos o, en definitiva, en la respuesta a las más diversas necesidades, nuestra mirada se dirige, en buena medida, a la investigación científica, al desarrollo tecnológico y a las nuevas creaciones que puedan surgir de la correspondiente dinámica de gestión del conocimiento.

Y como le pasa a casi cualquier sustantivo relevante en nuestros días, al sustantivo “innovación” alguien le puso el adjetivo “social”. Y, desde luego, tiene todo el sentido que esas nuevas respuestas sean sociales en un doble sentido: porque es el conjunto la sociedad y sus diversas representaciones e iniciativas, y no únicamente el mercado, quien debe juzgar el valor de las innovaciones y porque es el conjunto de la sociedad –y no sólo las instituciones del conocimiento científico, tecnológico o experto– quien es considerada capaz de innovar.

Sin embargo, no debemos desconocer que en las propuestas y prácticas de innovación social realmente existentes subyace en muchas ocasiones un discurso filosófico y agenda política –más o menos evidentes– de cuestionamiento acrítico de la capacidad de los poderes públicos para organizar la vida social y de entronización de los emprendimientos privados como forma privilegiada de dar respuestas eficientes y sostenibles a las necesidades de la población.

Existen, sin embargo, iniciativas comunitarias, autogestionarias, alternativas y solidarias de innovación social por las que merece la pena apostar, buscando alianzas creativas entre la sociedad civil capaz de organizarse y las políticas públicas garantes de derechos sociales a cuya conquista no podemos renunciar y en cuyo desarrollo, reinvención y sostenimiento hemos de participar.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress