Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
María Silvestre

¿Cómo podemos dormir por las noches?

Guardar en Mis Noticias.

Ska Keller, líder del Partido Verde Europeo, terminaba una de sus intervenciones en el Parlamento Europeo preguntándoles a quienes integran la Comisión Europea y los Gobiernos de los Estados miembros “¿cómo pueden dormir por la noche?”. Les lanzaba esta pregunta tras criticar duramente la gestión de la crisis humanitaria de las personas refugiadas de Siria, Irak y Pakistán. Lo que la Unión Europea ha decidido no solo es inhumano, también atenta con los principios del Derecho Internacional y con la salvaguarda de los Derechos Humanos. Cuando escuchaba a la parlamentaria Ska Keller increpar a los dirigentes y gobernantes europeos por su conciencia, yo me preguntaba: “¿y cómo podemos dormir nosotras y nosotros, sociedad europea, ante semejante tragedia humanitaria?”. Las imágenes de los campos de refugiados, de los cadáveres, de las pateras, de las vallas no son imágenes nuevas, se parecen tanto a otras que hemos visto y luego lamentado de hace no tantos años: la Guerra Civil Española, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de los Balcanes… Europa es un ejemplo a la hora de ondear la bandera de la justicia social, de la memoria y de la reparación, pero es incapaz de actuar de forma justa cuando se la necesita. Sabemos poner velas que conmemoran, pero en el “mientras tanto” convivimos con la tragedia de miles de personas a escasos kilómetros de nuestras casas. Y aunque es cierta la indignación de importantes sectores de la sociedad civil europea, que se movilizan y están reivindicando otra forma de ser Europa y la apertura de las fronteras para garantizar el derecho de asilo de las personas refugiadas, la fría realidad se nos impone cuando observamos los resultados electorales de este último fin de semana en Alemania. La Europa privilegiada no está dispuesta a compartir ni un ápice de sus privilegios.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress