Noticias imprescindibles para entender la realidad
Jueves, 13 de diciembre de 2018
Última actualización: Miércoles, 12 de diciembre de 2018 21:47
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 4 de marzo de 2016

El Papa en Ciudad Juárez (Mexico)

Guardar en Mis Noticias.

[Img #10273]Donald Trump, el millonario candidato a las elecciones presidenciales de 2016 por el partido republicano, ha prometido una muralla de 2.500 kilómetros con México si resulta elegido. Del Papa, ha dicho la semana pasada lo siguiente: “Creo que no entiende los problemas que tiene nuestro país, no creo que comprenda el peligro de la frontera abierta que tenemos con México”. A menudo, el Papa Francisco irrita a los críticos que, viendo sus campañas contra la pobreza o el cambio climático, desearían que dejara de ejercer de sociólogo o de economista y se limitara a su condición de teólogo. Cuando recuerda que “la vanidad y el orgullo pueden crear una sociedad de pocos, para pocos”. Luego ha llegado la refriega, quizá desafortunada, al aventurar el Papa que levantar murallas en lugar de tender puentes no es cristiano, ni siquiera humano, ni siquiera eficiente. Trump, como era de esperar, ha estallado en improperios.

 

Se puede no tener un diagnóstico ni claves certeras para abordar o aliviar la vida de los emigrantes y el problema de los más marginados. Pero la tesitura moral, la simpatía y la compasión activa no pueden equivocarse. Hay que tener valor para vivir en Juárez, para hacer frente a sus peligros o para pensar en huir de aquel infierno y buscar una nueva vida en el norte. Por el contrario hace falta poco valor para demonizar a los inmigrantes y en general a los marginados de este planeta, que son parte de nuestra responsabilidad y en cierto modo nuestra misma sombra. No es necesario mucho esfuerzo para atizar miedos y recelos y refugiarnos en nuestra concha más o menos confortable, unos buscando votos, otros el poder y la gran mayoría una comodidad que no afronta con serenidad el dramatismo de los hechos narrados.

 

Obviamente la cita de Juárez es altamente simbólica. Las fronteras de Europa están sembradas de Ciudades Juárez, con cientos de millares de refugiados debatiéndose por la supervivencia y un futuro improbable. La presencia de los emigrantes y de los refugiados interpela seriamente a las diversas sociedades que los acogen. Estas deben afrontar los nuevos hechos, que pueden verse como hostiles si no son adecuadamente motivados, administrados y regulados.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress