Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fernando Fantova

Las políticas sociales al encuentro de la complejidad

Guardar en Mis Noticias.

En nuestra sociedad las políticas sociales y sus responsables públicas son objeto de expectativas y exigencias crecientes y, a veces, contradictorias. De estos dispositivos y agentes esperamos protección económica equitativa frente a diversas contingencias que pueden afectar a nuestros ingresos (como la limitación funcional o la situación de desempleo). Asimismo les demandamos la mejora de nuestro capital humano (mediante, por ejemplo, la atención sanitaria o la intervención educativa). Esperamos también que incentiven el ahorro privado, el emprendimiento empresarial o el apoyo familiar y comunitario. Y así sucesivamente.

 

Nuestro Estado de bienestar realmente existente y sus ramas (como, por ejemplo, nuestra sanidad pública o nuestro sistema de pensiones) se nos presentan con una doble faz. Por una parte, como conquistas valiosas sin las cuales no se entendería ni funcionaría nuestra sociedad. Por otro lado, como construcciones mejorables con dificultades de adaptación ante nuevos retos y complejidades sociales en un contexto de cambio tecnológico, crisis de los cuidados, individualización de trayectorias, dualización social e insostenibilidad ecológica.

 

La innovación tecnológica y social ha de ayudarnos a conseguir unas políticas sociales tan universales como personalizadas; tan garantistas como participativas; tan estructuradas en campos sectoriales de responsabilidades claras como capaces de ofrecernos atención integral, intersectorial e integrada en las diversas circunstancias y momentos de nuestras vidas. Y esto no es fácil.

 

Hemos de arriesgar y, como está de moda decir ahora, no refugiarnos en nuestra “zona de confort” sectorial, disciplinar, corporativa, institucional o ideológica. Abrirnos a buenas prácticas y evidencias contrastadas, para hacer pruebas que quizá nos lleven por caminos inesperados. Abrazándonos con fuerza a los principios, valores o fines irrenunciables pero siendo críticos, pragmáticos y transformadores en las formas, instrumentos o medios que cabe construir y utilizar en cada fase histórica y entorno regional.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress