Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Mikel Barturen

El Tercer Sector Social de Euskadi encara su presente y futuro con determinación

Guardar en Mis Noticias.

Con el título "Sociedad civil organizada, motor de transformación social", el Tercer Sector Social de Euskadi celebró el pasado viernes un acto público en Bilbao que tuvo como protagonistas su propia idiosincrasia y la presentación del Libro Blanco del Tercer Sector de Euskadi, un colosal y concienzudo trabajo de investigación elaborado por el Observatorio del Tercer Sector de Bizkaia, que imprime una fotografía de alta resolución sobre las 3.500 organizaciones que componen la iniciativa social activa en nuestro país.

 

El prolijo documento incluye cifras que dan cuenta de la dimensión y relevancia económica del Tercer Sector Social de Euskadi (36.000 personas empleadas, 1.451 millones de euros gestionados, 2,2% de contribución al PIB vasco), pero también de su contribución social y de su aporte más genuino como cauce de participación de la sociedad civil. Son 125.000 personas voluntarias las que repartidas en barrios, pueblos y ciudades de nuestra comunidad abanderan diariamente la defensa, promoción y ejercicio efectivo de derechos por parte de personas en situación de discapacidad, exclusión, desprotección o dependencia. Pero no sólo.

 

Los efectos de la labor del Tercer Sector Social trascienden las situaciones de mayor vulnerabilidad para abarcar a la sociedad en su conjunto, pues su realidad diversa comparte una visión universal: una sociedad inclusiva, participativa, solidaria y democrática en la que todas las personas disfruten de los mismos derechos y oportunidades y puedan contribuir activamente al bienestar colectivo.

El estudio del Observatorio y la jornada organizada junto a Sareen Sarea, la red de redes del Tercer Sector Social de Euskadi, llega en un momento de especial trascendencia para el mismo. Por una parte, en los últimos años está inmerso en un proceso de estructuración -que parte de una realidad muy atomizada, diversa, con un desarrollo y caracterización desigual por territorios- y, en este momento, las distintas redes, de ámbitos diferenciados de la acción social, están confluyendo en Sareen Sarea.

 

Por otra parte, en este momento se encuentra en tramitación parlamentaria en la cámara vasca el proyecto de Ley del Tercer Sector Social de Euskadi, que se espera en breve, nos dote de un marco jurídico regulador, que reconozca la contribución histórica de la iniciativa social al bienestar del país y, suponga un estímulo para vertebrar y fortalecer al Tercer Sector Social vasco.

 

El acto del viernes incluyó, además de una nítida fotografía del presente, múltiples retos a futuro. Tomar conciencia de nuestra identidad compartida más allá de nuestra diversidad, lograr un mayor conocimiento y reconocimiento a nuestra contribución específica para avanzar a un modelo de sociedad más humano, consolidar y reforzar los espacios de interlocución y colaboración con la Administración y con otros agentes sociales, para responder a necesidades cada vez más complejas y a los desafíos de una sociedad global, son algunos de ellos.

 

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress