Noticias imprescindibles para entender la realidad
Miércoles, 12 de diciembre de 2018
Última actualización: 21:47
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elsa Fuente

Infancia y adolescencia, un rostro olvidado del VIH/SIDA

Guardar en Mis Noticias.

A nivel mundial, las inversiones en la respuesta al VIH y el SIDA con atención y tratamiento han generado resultados positivos. Se ha aumentado la esperanza de vida de las personas que viven con el VIH y las muertes relacionadas con el SIDA han disminuido en todos los grupos de edad excepto en adolescentes, donde se ha triplicado en los últimos 15 años. En esta franja etaria cada hora se producen 26 nuevas infecciones.

 

De los 1,9 millones de personas mayores de 15 años de edad que fueron infectadas con VIH en 2013, alrededor del 13% eran adolescentes entre 15 y 19 años de edad. En África subsahariana, la región con mayor prevalencia, las niñas y adolescentes se ven desproporcionadamente afectadas por el VIH, representando 7 de cada 10 nuevas infecciones.

 

Asimismo el VIH/SIDA sigue siendo la causa principal de muerte entre las mujeres en edad reproductiva a nivel mundial. Se estima que unos 1,5 millones de niñas y mujeres mayores de 15 años embarazadas viven con el VIH. Además, si ellas no cuentan con ningún tipo de intervención para prevenir la transmisión de madre a hijo/a del VIH, cerca de la mitad pasarán la infección a sus hijos e hijas durante el embarazo, el parto o la lactancia.

 

Desde el año 2.000 se han evitado casi 1,3 millones de nuevas infecciones por VIH, tendencia atribuida a la prevención de la transmisión madre-hijo/a, a través del acceso a la prueba del VIH de las mujeres embarazadas durante las visitas prenatales y el suministro de medicamentos antirretrovirales a las que son seropositivas.

 

Dado que el virus progresa rápidamente en los lactantes, el tratamiento precoz es vital para su supervivencia, pero menos de la mitad de los niños y niñas menores de 2 meses han sido sometidos a la prueba del VIH. En todos los países de bajos y medianos ingresos, sólo 1 de cada 3 de los 2,6 millones de niños y niñas menores de 15 años que viven con VIH recibe tratamiento.

 

Las recientes directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan las primeras pruebas del VIH para los niños y niñas dentro de los dos meses de vida y al final de la lactancia materna.
También recomiendan el tratamiento inmediato a todas las mujeres embarazadas y lactantes y los niños y niñas menores de 5 años con el VIH.

 

En África subsahariana, la región más afectada por la epidemia, la mayoría de las encuestas recientes indican que menos del 40% de los hombres y mujeres jóvenes de 15-24 años tienen conocimientos correctos sobre el VIH. Aun así, las disparidades en el nivel de conocimiento entre los hombres y mujeres entre 15 y 24 años persisten entre las mujeres más pobres (17 quintiles % y 35%, respectivamente, entre pobres y ricas), y entre las mujeres que viven en zonas rurales y urbanas (23% y 36%, respectivamente).



Cada año, desde el año 2000, ha habido por lo menos 10 millones de niños y niñas menores de 18 años que han perdido a uno o ambos progenitores a causa del SIDA. Este número alcanzó su punto máximo en 2009, cuando hubo un estimado de 18,5 millones de niños y niñas. Aunque esta cifra se ha reducido paulatinamente, todavía en 2013 había unos 17,7 millones de niños y niñas que habían perdido a uno o ambos padres a causa del SIDA.

 

Como hemos visto, se han logrado avances notables en la mitigación del impacto económico y social del VIH y el SIDA en los niños, niñas y las familias en la última década. Pero el apoyo económico y psicosocial es fundamental, así como el fortalecimiento de los vínculos a los niños y niñas que han perdido a uno o ambos progenitores a causa del SIDA; también el tratamiento del VIH a quienes lo necesitan, especialmente tratamiento pediátrico, así como el empoderamiento de la comunidad y de los centros de salud para asegurar que se llega a los más vulnerables.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress