Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pedro Mendigutxia
Jueves, 19 de noviembre de 2015

Aquí y allí

Guardar en Mis Noticias.

La diferencia entre aquí y allí no se termina de entender con un programa de Barrio Sésamo, ni incluyendo los adverbios año tras año en el curriculum de la enseñanza obligatoria. Primero, porque ya no dan Barrio Sésamo en la tele, y es una lástima, y segundo, porque el curriculum no recoge que, desde que el mundo está globalizado, el aquí y el allí no son lugares geográficos, sino que su ubicación depende de la sensibilidad de cada uno. Así, para un niño que esté sentado en un aula de un colegio de Barakaldo, o de Hernani, Ankara es aquí y Paris es allí. Y para otro que está sentado a su lado, Ankara es allí y Paris es aquí.

 

La diferencia entre el allí y el aquí está mediada por la otra diferencia, más fundamental, como señalaba Innerarity, entre el nosotros y los otros. Y entonces ya estamos a vueltas, otra vez, con la identidad.

 

Y ahí es donde la escuela pública, incluida la concertada, pone en juego su razón de ser: construir la humanidad, y no explicar los adverbios. Yo la emplazo a trabajar en un nosotros que no se entiende a partir de himnos, ni de banderas, ni de mapas, ni de creencias religiosas. Un nosotros en el que cabe toda la humanidad doliente, todos los niños de la tierra que sufren un sufrimiento insoportable, inaceptable. Un nosotros que incluye a todos los migrantes, todos los huidos de sus casas, todos los perseguidos por causa de la injusticia que generan otros. Y un otros en el que están los que generan la injusticia, y los que engordan, ellos y sus bolsillos, con ella.

 

Una escuela amiga del rigor y enemiga de la estupidez, que envíe al rincón de pensar a los que dicen, por ejemplo, que hay que proteger el nosotros Europa del trigo sucio que se esconde entre los refugiados.

 

Aunque sean obispos.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress