Noticias imprescindibles para entender la realidad
Jueves, 13 de diciembre de 2018
Última actualización: Miércoles, 12 de diciembre de 2018 21:47
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Redacción

Desnutrición infantil

Guardar en Mis Noticias.

Menos mal que las cifras con las que a menudo informamos sobre la situación de la infancia en el mundo conducen a la esperanza. Cuando en octubre del año pasado presentábamos la campaña ‘Ahora No Podemos Parar’ incidimos en que eran 17.000 los niños y niñas que morían cada día por causas completamente evitables. Este año, son 1.000 menos los que fallecen a diario; un dato que nos invita a pensar que en quince años podrían ser cero si seguimos sumando esfuerzos en esa dirección.

 

Cuando hablamos de mortalidad infantil, destacamos la desnutrición como una de las causas principales de los fallecimientos de menores de 5 años. La combinación de falta de alimentos y enfermedades infecciosas ocasiona aproximadamente la mitad de las muertes. Y es que la desnutrición infantil, en sus diferentes formas, crónica y aguda, se ha convertido en una amenaza para la supervivencia, salud y crecimiento de parte de la infancia en el mundo, principalmente en Asia y África Subsahariana. La desnutrición crónica la sufren 161 millones de menores en el mundo y afecta a su desarrollo físico, intelectual y cognitivo; la desnutrición aguda grave, que afecta a 17 millones, necesita atención médica urgente para que no termine en tragedia.

 

Acabar con la desnutrición infantil es posible y los logros alcanzados así lo avalan: la desnutrición crónica ha descendido de un 33% al 25% entre 2000 y 2013; pero la propia desnutrición actúa como un círculo vicioso, al afectar a la capacidad intelectual y cognitiva del niño o niña, disminuye su rendimiento escolar y el aprendizaje de habilidades para la vida. Limita, por tanto, su capacidad de convertirse en un adulto que puede contribuir al progreso de su comunidad y de su país. Cuando la desnutrición se perpetúa de generación en generación, se convierte en un serio obstáculo para el desarrollo y su sostenibilidad.

 

Para que la desnutrición infantil deje de ser arma mortal y cumpliendo con lo recientemente establecido en uno de los objetivos de la Agenda Universal de Desarrollo Sostenible 2015/2030 (ODS), erradiquemos el hambre en el mundo para que todos los niños y niñas, en todas las partes del mundo, puedan desarrollarse plenamente y disfrutar de su infancia. Porque Ahora NO Podemos Parar.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress