Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Manfred Nolte

El saldo de la inmigración

Guardar en Mis Noticias.

Jeroen Dijsselbloem, Presidente del Eurogrupo, ha advertido días atrás que la crisis de los refugiados en Europa puede tener una influencia notoria en los presupuestos de algunos de los países de acogida. No puede negarse que en el corto plazo los flujos migratorios tendrán costes derivados de la regularización de los huéspedes imprevistos y de la necesidad de ofrecerles cobertura temporal y recursos para cubrir sus necesidades básicas. ¿Pero son estos efectos finalmente positivos o negativos? ¿Van siempre en el mismo sentido o son cambiantes y reversibles? Las experiencias pasadas pueden aportar algunos elementos de respuesta a las  preguntas formuladas.

 

El estudio ‘Perspectivas de Migración Internacional’ de la OCDE estima, que en su conjunto, la migración no representa beneficios ni pérdidas significativas para los presupuestos de los Estados. En cuanto al mercado de trabajo, la mayoría de los estudios concluyen que los efectos de la inmigración sobre los salarios y el empleo de los trabajadores nativos es muy pequeño o simplemente inexistente.

 

Sara de la Rica, de la UPV, ha  recordado los efectos más destacables aportados por los inmigrantes a la economía española. Desde el punto de vista demográfico, la inmigración ha sido determinante para dinamizar su pirámide poblacional, asentar nichos de mercado desabastecidos, incrementar la población activa y, lo que es más importante, rejuvenecer el colectivo de trabajadores. Este impulso demográfico ha permitido, además, vigorizar la sostenibilidad de las pensiones públicas, crecientemente amenazadas.

En nuestro entorno cercano, un reciente estudio de Ikuspegi testimonia que el saldo de la aportación de los emigrantes en el País Vasco  ha sido positivo tanto con anterioridad como con posterioridad a la crisis y que “la hipótesis extendida en nuestra sociedad de que el colectivo de nacionalidad extranjera aporta menos de lo que recibe a través del sistema de protección social no se sustenta en datos estadísticos disponibles”. Una conclusión digna de ser meditada.

 

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress