Noticias imprescindibles para entender la realidad
Miércoles, 12 de diciembre de 2018
Última actualización: 21:47
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elsa Fuente

Más profundo que una crisis migratoria

Guardar en Mis Noticias.

Crisis migratoria. Crisis de refugio. Crisis del Mediterráneo. Distintas referencias que dan nombre a una misma realidad, la que están viviendo miles de niños y niñas junto a sus familias huyendo de sus países de origen y comenzando una travesía por el Mediterráneo cuyo fin muchos no llegan ni siquiera a alcanzar. Quienes lo consiguen, se encuentran con una fotografía distinta a la que habían imaginado.

Se trata de una tragedia que solicita a gritos una mayor acción por parte de los países y gobiernos europeos. Por un lado, el objetivo se tiene que centrar en dar respuesta ágil a las solicitudes de asilo y acogida e invertir esfuerzos en las familias que llegan a la Unión Europea; y, por otro, no hay que olvidar la acción humanitaria a desarrollar en los países de origen como Siria, Yemen, Afganistán, Irak, República Centroafricana o Sudán del Sur, entre muchos otros, para atajar la problemática de raíz, es decir, ofrecer la solución para los conflictos que empujan a las familias a emprender peligrosas y dramáticas huidas.

El número de personas migrantes y refugiadas que han llegado este año a Europa por el Mediterráneo alcanza la cifra de 351.000, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Y al menos 2.643 personas han muerto en su intento. En los últimos días, la situación en la frontera de Grecia con Macedonia está siendo especialmente difícil. Según datos de UNICEF, unas 3.000 personas cruzan Macedonia cada día, de los cuales un 30% son mujeres, niños y niñas. Se calcula que desde el mes de junio se han registrado en el Centro de Recepción de la frontera en Gevgelija (Macedonia) más de 52.000 personas; eso, sin tener en cuenta las familias que transitan por la antigua república yugoslava sin haber sido registradas.

Una vez más, son los más vulnerables quienes están sufriendo las consecuencias más graves: los niños y niñas. Muchos viajan solos. Pueden ser víctimas de trata, de maltrato y de explotación. En los países de tránsito y destino, se exponen a ser víctimas de la discriminación, la pobreza atenazadora y la marginación. Y corren el riesgo de tener un futuro sin educación ni justicia, donde sus derechos no estén garantizados.

Según la Convención sobre los Derechos del Niño ratificada por todos los estados europeos, los efectos de la migración en la infancia, los adolescentes y las mujeres han de considerarse en el contexto más amplio de la pobreza, los conflictos regionales, las cuestiones relativas al género y los derechos de la infancia.

¿Dónde está la garantía de que los gobiernos europeos aplican las leyes que salvaguardan y protegen los derechos humanos y, en concreto, los derechos de  la infancia?

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress