Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Pedro Mendigutxia

El verano y la educación

Guardar en Mis Noticias.

Como no es la época, en agosto no se habla de educación. De hecho, en algunos medios, la única noticia relacionada con este tema es que al ex -  ministro del ramo de España, Mariano Rajoy le ha nombrado embajador de su país ante la OCDE, organización en la que, precisamente, trabaja su nueva esposa, la cual dejó unos meses antes de ser Secretaria de Estado, también de Educación, y también de España, para poner sus amplios conocimientos al servicio de la cooperación y el desarrollo en el mundo. Todo suena poco educativo, pero ocupa las páginas que los medios dedican a educación. Cosas que solo pasan en agosto, donde, por más que rascas, no hay noticia relacionada con los escuelas que llevarse al cerebro. Y es que los maestros y las maestras están en plena pretemporada, jugando amistosos, es decir, leyendo libros, de pedagogía o de filosofía, o cuentos, o novela negra, que tanto monta monta tanto a la hora de ejercitar las neuronas que se ocupan de la creatividad. Los profesores están haciendo largas caminatas por la orilla de la playa, pensando en cómo, ahora que dominan las materias, salir a seducir a los alumnos, para que estos les sigan como las ratas al flautista. Los docentes están subiendo al monte más alto, desde el que se ve todo el mundo: los niños degollados por padres enajenados, los que mueren cada día de hambre pero no serán nunca noticia, los cadáveres invisibles, siempre negros, del Mediterráneo, y hasta los leones muertos por dentistas ricos… para llevarlo en la mochila y ponerlo delante de los niños en septiembre (aunque parezca increíble, hay niños que viven de espaldas a la realidad durante el curso, porque tienen que estudiar, y en verano, porque tienen que descansar). Así que si veis un profe estos días descansando por ahí, invitadle al aperitivo. Son lo mejor que tenemos.

 

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress