Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 6 de junio de 2019

Solo el 6% de los niños en África viven en zonas en las que se puede medir la contaminación del aire de manera fiable

Guardar en Mis Noticias.

[Img #18914]Solo el 6% de los niños en África viven en áreas donde la contaminación del aire se mide de manera fiable, lo que deja a 500 millones de niños en todo el continente viviendo en áreas donde no se llevan a cabo ningún tipo de mediciones sobre la calidad del aire. Así lo indica el nuevo informe de UNICEF, África se asfixia en silencio: la creciente amenaza del aire contaminado (Silent suffocation in Africa: Air pollution is a growing menace), publicado en el Día Mundial del Medio Ambiente.

 

Respirar partículas de aire contaminado es extremadamente perjudicial para la salud, especialmente para la de los bebés y los niños más pequeños, y para su desarrollo, ya que puede causar daños permanentes en el tejido cerebral y en los pulmones. UNICEF advierte que, dado que la contaminación del aire no se vigila en África en la misma medida que en otras partes del mundo, no solo se está subestimando la gravedad del impacto, sino que también se podría estar subestimando su alcance. En Europa y América del Norte, el 72% de los niños viven en lugares en donde se mide la contaminación del aire, el 43% en Asia y el 25% en América del Sur.

 

El informe señala que la contaminación del aire es un creciente desafío para África. La contaminación del aire también afecta a los ecosistemas, que son vitales para los medios de vida y la salud, así como para los cultivos de alimentos. Un estudio reciente citado en el informe estima que el coste económico de las muertes prematuras por contaminación del aire exterior en África es de 215.000 millones de dólares.

 

Las muertes por contaminación del aire en África han aumentado un 57% en casi tres décadas, de 164.000 en 1990 a 258.000 en 2017.  Sin las estaciones de vigilancia que miden de manera fiable la calidad del aire, los niños de África corren cada vez más el riesgo de respirar aire tóxico perjudicial para su salud y su desarrollo cerebral, sin saberlo. Además, sin esta información también se ve comprometida la capacidad de diseñar respuestas efectivas al problema.

 

“La contaminación del aire es un asesino silencioso de niños. Y, especialmente en África, sabemos que el problema es grave, simplemente no sabemos qué tan grave es ", señala la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore. "Reducir la exposición de los niños a los contaminantes, y por lo tanto la reducción del daño a la salud de los niños y al desarrollo temprano del cerebro, comienza, en primer lugar, conociendo la calidad del aire que están respirando".

 

El informe calcula el número de niños que viven cerca de donde están situadas las estaciones de medición. Así mismo ofrece orientación sobre diferentes tipos de sistemas de vigilancia, desde controles de nivel regulatorio hasta sensores de bajo coste.

 

Las partículas ultrafinas de contaminación son tan pequeñas que pueden ingresar al torrente sanguíneo, viajar al cerebro y dañar la barrera hematoencefálica, lo que puede causar una neuroinflamación. Otros tipos de partículas de contaminación, como los hidrocarburos aromáticos policíclicos, pueden dañar áreas del cerebro que son fundamentales para ayudar a las neuronas a comunicarse, la base para el aprendizaje y el desarrollo de los niños.

 

Para comprender el alcance total del problema, UNICEF insta a los gobiernos a establecer estaciones permanentes de medición permanentes y de alta calidad como bienes públicos. Cuando se combinan con imágenes satelitales, estas estaciones formarían la columna vertebral de un sistema que ayudaría a mejorar la fiabilidad de estaciones menos precisas que capturan variaciones entre ciudades.

 

El informe señala que los sistemas de medición también ayudarían a avanzar en enfoques innovadores que aportarían datos sobre la contaminación del aire. Estos además ayudarían a construir una mejor comprensión sobre la calidad del aire, así como a cambiar comportamientos para evitar la exposición. Los datos fiables ayudan a capturar mejor las fluctuaciones diarias o incluso a cada hora, sobre la calidad del aire. Las estaciones de vigilancia también ayudan a identificar las fuentes de contaminación, pueden influir en las políticas de salud pública y ayudar a tomar decisiones informadas sobre intervenciones dirigidas a las personas más afectadas.

 

Señalando algunas de las formas de reducir la contaminación del aire, así como la exposición de los niños a esta, UNICEF insta a los gobiernos a:

  

·         Invertir en fuentes de energía renovables para reemplazar el uso de combustibles fósiles; proporcionar acceso asequible al transporte público; aumentar los espacios verdes en las zonas urbanas; proporcionar soluciones de cocina y calefacción más limpias; y crear mejores opciones de gestión de residuos para prevenir la quema al aire libre de productos químicos nocivos.

·         Prevenir la exposición de los niños a la contaminación del aire, incluso creando una planificación urbana inteligente para que las principales fuentes de contaminación no se encuentren cerca de escuelas, clínicas u hospitales; y minimizar la exposición en el hogar.

·         Mejorar la salud general de los niños para aumentar su resistencia. Esto incluye la prevención y el tratamiento de la neumonía, así como la promoción de la lactancia materna exclusiva y una nutrición adecuada.

 

 

"El cerebro de un niño pequeño es especialmente vulnerable porque puede ser dañado por una pequeña dosis de químicos tóxicos. Los niños respiran más rápidamente y las defensas físicas y las inmunidades no están completamente desarrolladas", explica Fore. “Si el aire tóxico está frenando el desarrollo de nuestros niños, también está frenando el desarrollo de nuestras sociedades. Todos los gobiernos deben tomar las medidas necesarias para disponer de información sobre lo que se está poniendo en el aire y el impacto que esto tiene en la salud y el bienestar de nuestros niños".

 

 

Acerca de UNICEF

UNICEF promueve los derechos y el bienestar de todos los niños y niñas en todo lo que hacemos. Junto a nuestros aliados, trabajamos en 190 países y territorios para transformar este compromiso en acciones prácticas, centrando especialmente nuestros esfuerzos en llegar a los niños más vulnerables y excluidos para el beneficio de todos los niños, en todas partes. 

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress