Noticias imprescindibles para entender la realidad
Domingo, 21 de abril de 2019
Última actualización: Lunes, 15 de abril de 2019 18:18
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 4 de abril de 2019

Solo la educación de calidad y el fin de la violencia traerán oportunidades mejores para los niños y niñas

Guardar en Mis Noticias.

[Img #18830]“Un niño menor de 18 años muere cada día en Honduras debido a la violencia. Para un país que no está inmerso en un conflicto activo, esta cifra es sobrecogedora.

 

A pesar de los esfuerzos para reducir la violencia y proteger a sus ciudadanos más jóvenes, Honduras sigue siendo un lugar peligroso para demasiados niños y jóvenes. Las bandas aterrorizan a los vecindarios del país, ofreciendo a los jóvenes una elección imposible: “únete a nosotros o muere”.

 

Más de medio millón de niños en edad de cursar educación secundaria están fuera de la escuela: 1 de cada 2 en los primeros niveles de secundaria, y 2 de cada 3 en la secundaria superior. Abandonar la escuela es demasiado a menudo la única salida de los jóvenes para escapar de las amenazas de las pandillas, del acoso y del reclutamiento forzoso, que suelen producirse cuando atraviesan zonas controladas por las bandas en el camino hacia y desde la escuela.

 

La combinación de violencia, pobreza y falta de oportunidades educativas está causando que miles de niños y familias huyan de sus hogares. Sin acceso a protección y a rutas de migración seguras, la mayoría se ven obligados a emprender viajes peligrosos, en los que corren el riesgo de sufrir violencia, explotación y abuso.

 

En palabras de una mujer joven que conocí en Paujiles, San pedro Sula: ‘No estamos migrando para tener una vida mejor, estamos migrando para sobrevivir’.

 

Estos niños y jóvenes necesitan inversiones reales en educación, protección y otros servicios que contribuyan a guiarles hacia un futuro más esperanzador, y que también reduzcan algunas de las causas que les llevan a huir.

 

UNICEF tiene el compromiso de trabajar con los gobiernos, el sector privado e instituciones financieras internacionales para hacer inversiones transformadoras en educación –especialmente en los países del norte de Centroamérica-, que aumenten la participación en la educación, el rendimiento y los resultados académicos, con énfasis en las nuevas tecnologías.


Además, UNICEF está trabajando con sus aliados en Honduras para proporcionar a los niños y jóvenes espacios seguros para jugar, aprender y recibir formación. Quienes han vuelto a Honduras reciben asesoramiento, ayuda para volver a la escuela y orientación sobre los servicios que tienen a su disposición.

 

Si no se abordan las causas de la migración, los niños y sus familias seguirán embarcándose en viajes migratorios peligrosos. Financiar programas para acabar con la violencia, desarrollar habilidades y crear oportunidades educativas contribuirá a crear el entorno que estos niños necesitan para construir sus futuros en su país”.

 

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress