Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Viernes, 29 de marzo de 2019

Bizkaia pone en marcha un plan de atención integral a víctimas de trata con fines de explotación sexual

Guardar en Mis Noticias.

La Diputación Foral de Bizkaia ha elaborado un Plan de Intervención Social con Víctimas y Supervivientes de Trata con Fines de Explotación Sexual para el periodo 2019-2021, con el objetivo de ofrecer una atención integral a las personas afectadas y contempla acciones relacionadas con la formación, la prevención y sensibilización, la coordinación y el trabajo en red, y la investigación y mejora del conocimiento sobre esta realidad.

La diputada de Empleo, Inclusión Social e Igualdad, Teresa Laespada, ha presentado este jueves en la Comisión de este área en las Juntas Generales de Bizkaia los principales detalles de este plan, que tiene como objetivo fundamental garantizar una atención integral a todas las víctimas o posibles víctimas de trata con fines de explotación sexual, así como a sus hijos.

Con este objetivo, se plantean actuaciones para cubrir todas las necesidades que presentan estas víctimas, con la apuesta de "un itinerario de atención especializada e integral" que incluye manutención, residencia, prestaciones psicosociales y sociojurídicas, además de "su integración en el ámbito comunitario, potenciando su autonomía y empoderamiento".

El plan destaca la necesaria coordinación y colaboración entre las diversas instituciones y agentes, incluidos protocolos de actuación y derivación a los distintos recursos de atención.

En el ámbito de la sensibilización, se plantean acciones de transformación social, campañas de sensibilización con especial acento en los hombres, como "potenciales clientes de mujeres tratadas", y de intermediación con los medios de comunicación.

El plan impulsado desde el Departamento que dirige Laespada se ha ido elaborando a lo largo de esta legislatura con debate y aportaciones de responsables del Poder Judicial, Fiscalía, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, Emakunde y Gobierno Vasco, así como del ámbito universitario, personal técnico de la propia Diputación y de entidades del Tercer Sector.

Dentro de este ámbito de reflexión y debate, se realizaron dos seminarios en junio y septiembre de 2017. Posteriormente, se planteó un primer borrador que fue objeto de aportaciones, alegaciones y contraste hasta llegar al documento finalmente aprobado en Consejo de Gobierno Foral el pasado 12 de marzo.

VA EN AUMENTO

Según ha destacado la diputada Teresa Laespada, la trata de seres humanos con fines de explotación sexual es "la mayor de las desigualdades, la cara más dura de la violencia contra las mujeres". La trata de personas es, además, "uno de los negocios ilícitos más lucrativos del mundo, después del tráfico de drogas", ya que la Organización Internacional del Trabajo sitúa sus beneficios en unos 32.000 millones de dólares al año.

En la actualidad, ha lamentado, la trata de mujeres y menores con fines de explotación sexual es "una realidad que va en aumento". Se calcula que entre 13.879 y 40.000 mujeres son explotadas sexualmente en el Estado según la Organización de Naciones Unidas y la Red Española contra la Trata de Personas calcula que entre 40.000 y 50.000 mujeres son explotadas sexualmente en España. Se estima que la cifra asciende a 140.000 en Europa.

Según los datos aportados por la Diputación de Bizkaia en función de las cifras de las entidades sociales que atienden a mujeres identificadas como víctimas de trata con fines de explotación sexual, se ha producido un incremento progresivo de las personas atendidas en el programa residencial en los últimos tres años y la atención a mujeres que no solicitan el recurso residencial es "mucho mayor" que las que sí lo piden.

Por otro lado, destaca el alto número de mujeres detectadas como posibles víctimas (mujeres que las entidades identifican como posibles víctimas de trata pero que no han procedido a denunciar) frente a las identificadas (mujeres que han iniciado un proceso de denuncia), hasta cuatro veces más.

En lo que respecta al origen, en el caso de víctimas identificadas la mayoría de víctimas atendidas en los recursos residenciales son nigerianas, con presencia también de mujeres de Rumanía, Paraguay, Guinea Ecuatorial y Brasil, pero "en mucha menor medida". Sin embargo, en lo que respecta a las mujeres detectadas, se detecta "un alto número" de mujeres provenientes de Nicaragua, seguidas de Nigeria y países como Honduras, Bolivia y Colombia.

También se pone de manifiesto que "una de las características del fenómeno de la trata es su cambiante realidad". En los últimos años, la atención a mujeres nigerianas en el trabajo de calle que realizan algunas entidades ha crecido "exponencialmente".

Sin embargo, en 2017, entidades como la Comisión Antisida o Cruz Roja apuntan a una disminución de las mujeres de procedencia nigeriana y un aumento de mujeres de otros países del África Subsahariana como Guinea Ecuatorial, Guinea Conakry o Camerún, según los datos forales.


Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress