Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 20 de marzo de 2019 | Noticia leída 8 veces

SOS Racismo quiere hacer del 21 de Marzo un día señalado en la lucha antirracista

Guardar en Mis Noticias.

La manifestación del 21 de Marzo, día Internacional contra la Discriminación Racial, es un día señalado en la agenda del Movimiento Antirracista, al mismo tiempo que ofrece una oportunidad para visibilizar la lucha contra el racismo y la xenofobia, para alzar la voz en la calle, para condenar el sufrimiento, la marginación y la criminalización que afectan diariamente a una parte de la ciudadanía históricamente silenciada: la población migrante,  racializada y las minorías étnicas.

Ese sufrimiento es causado a una parte de la ciudadanía desde todos los ámbitos: legislativo,  laboral, administrativo, social y  político porque  el racismo es un  fenómeno estructúrale, es decir: forma parte de una visión cultural occidental que condiciona  el funcionamiento de las instituciones, y que atraviesa de una manera transversal a toda la sociedad que la adquirió mediante la educación, la cultura y la influencia de la  ideología dominante, cuya  expresión más directa se plasma en el discurso político y mediático fomentado por los partidos políticos de derecha y extrema derecha.

Su discurso político  se basa en la criminalización de la población migrante, usando el fenómeno  de  las migraciones provocadas por las estructuras económicas mundiales como argumento político-electoral para conquistar el poder.

Muchos sabemos, que este discurso político no tiene escrúpulos:  usa la mentira y la desinformación, falsea las estadísticas y distorsiona la realidad con el objetivo de fomentar el miedo, despertar los sentimientos más oscuros del ser humano a fin de conseguir sus objetivos políticos.

Este fenómeno del auge de la extrema  derecha que lleva desarrollándose durante las últimas décadas en gran parte de Europa y del mundo  estuvo “adormecido” y  “controlado” por parte de la derecha tradicional que mientras estaba asentada en el poder no necesitaba recurrir a su ala extremista para aprovechar los argumentos racistas en sus campañas políticas.

Hoy en día, después del desgaste continuo que sufrió esa derecha tradicional, no le ha quedado más remedio que lanzarse hacia el extremo e incluso agitar la bandera fascista. Pero tapándola muy bien detrás de la bandera de la defensa de la nación, la raza y la religión: los españoles primero, o sea,  la cultura blanca cristiana.

Euskadi, nunca ha estado a salvo ni se ha situado  fuera de ese circuito; la ciudadanía vasca sufre y sufrirá en el futuro inmediato los ataques de la extrema derecha para desorientarla, atraparla en luchas falsas, llevarla a un camino sin salida. Por eso debemos recordar, que no es casualidad que el enemigo principal y directo de los migrantes, es el mismo enemigo del feminismo, de los rojos, del colectivo LGTBIQ, de todas  las personas demócratas.

Por ello, mediante esta carta, queremos aprovechar la ocasión, para  incentivar  el debate sobre el racismo y la xenofobia en el seno de vuestras estructuras y bases  para armarlas con la información necesaria y  un argumentario  rico, dinámico y sencillo que les proteja  y les ayude a combatir el discurso racista y xenófobo del  día día, en sus casas, en sus barrios, en sus lugares de trabajo.

Cuando los líderes de la derecha y la extrema derecha empezaron a atreverse cada vez más a usar el diccionario racista de una manera abierta,  publica y ”sin complejos” eran muy conscientes de que  mediante ese discurso podían conectar con una parte muy amplia de la sociedad  “preparada” históricamente para recibir ese mensaje y agarrarse a él como tabla de salvación. Y eran también muy conscientes de  que la normalización de ese discurso iba a animar más a la ciudadanía de a pie a seguir su senda y al final a dirigir su energía, su enfado, su rechazo de la actual situación y sus ganas de luchar, no contra el sistema capitalista imperialista, patriarcal, homofobo y  racista, sino contra “el otro”, “el diferente”, el más pobre.

Por todo ello,  consideramos que la lucha antirracista, con su enfoque específico sobre la discriminación racial en todos los ámbitos sociales, culturales, políticos, laborales etc., no deja de ser parte de la lucha histórica del ser humano por la justicia y la igualdad.

Y por eso, tenemos que estar el día 21 de marzo muchas y  juntos  en la calle para enviar un mensaje antirracista claro y rotundo a todas partes: por un lado a la ciudadanía para sensibilizarla y despertar su conciencia,  y por otro lado a los racistas y fascistas para decirles alto y claro, que nos van a encontrar en todos los frentes, preparados y unidas en esta batalla.

Desde SOS Racismo-Bizkaiko SOS Arrazakerria y los demás grupos y asociaciones organizadoras, queremos aprovechar el día 21 de Marzo, día internacional contra la discriminación racial, para invitaros a animar a vuestra militancia a apoyar y participar en la manifestación anual que convoca SOS Racismo-Bizkaiko SOS Arrazakeria todos los años.

Las personas militantes pueden acudir con todo tipo de símbolos, carteles, lemas que encajen en el contexto presentado arriba.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress