Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 16 de marzo de 2019

8 años de guerra en Siria: 2922 días de violencia contra los niños y niñas

Guardar en Mis Noticias.

Cuando se cumplen ocho años del conflicto en Siria, la guerra está lejos de terminar. En muchos lugares del país los niños y niñas siguen sufriendo una violencia inimaginable, se ven forzados a huir de sus hogares, carecen de acceso a servicios vitales y ven cómo sus familias se rompen.

 

Solo en 2018, el año más mortífero desde que comenzó la guerra, 1.106 niños y niñas murieron debido a la violencia. Los que sobreviven lo hacen con profundas cicatrices, tanto físicas como psicológicas, y están perdiendo su infancia.

 

Isidro Elezgarai, Presidente de UNICEF Comité Euskadi, destaca que “en los ocho años de conflicto en Siria, el principio fundamental de protección de los niños ha sido ignorado, por lo que la guerra está teniendo un impacto devastador en las familias sirias”. Además de agradecer la generosidad de instituciones públicas, empresas y particulares de Euskadi con esta crisis, Elezgarai recuerda que “cada día que pasa, es un día robado en la infancia de 5 millones de niños y niñas que necesitan ayuda humanitaria. Por ello, desde UNICEF pedimos a todas las partes en el conflicto, así como a quienes tienen influencia sobre ellas, que prioricen la protección de los niños. Mientras tanto, UNICEF seguirá por supuesto trabajando en Siria y en los países vecinos para ayudar a proporcionar a los niños y niñas servicios esenciales de salud, educación, protección, nutrición y apoyo a las familias para desarrollar su capacidad de recuperación”.

 

“El año pasado, por estas mismas fechas, gritábamos en nuestras redes sociales ‘7 y no más’”, recuerda Javier Martos, director ejecutivo de UNICEF Comité Español. “Desgraciadamente, un año después hemos constatado no solo que 2018 ha sido el año más cruel para la infancia desde que empezó la guerra, sino que no hay indicios de que el conflicto vaya a terminar. Los niños y niñas de Siria no merecen ni un día más de violencia. Su sufrimiento debe acabar”.

Desde que comenzó 2019, al menos un 1 niño ha muerto cada 5 días a causa de la falta de atención médica y de las duras condiciones climatológicas en Rukban, en la frontera de Siria con Jordania. Además, los informes señalan que casi 60 niños y niñas han muerto mientras huían de los combates en Deir-Ez-Zor de camino al campamento de Al Hol, en el noreste de Siria, a 300 kilómetros de distancia.

 

En Siria y los países vecinos, 8 millones de niños y niñas necesitan ayuda humanitaria; 5 millones siguen dentro del país, y más de 2,5 millones viven como refugiados en países vecinos como Jordania, Líbano o Turquía.

La violencia es uno de los problemas más graves que les afectan. En 2018, las instalaciones educativas y sanitarias sufrieron 262 ataques, una cifra récord. Los artefactos explosivos sin detonar causaron el año pasado 434 muertes y lesiones.

Tras ocho años de guerra, más de 2 millones de niños y niñas sirios (una tercera parte de toda la población infantil del país) están fuera de la escuela. El 40% de la infraestructura educativa ha quedado dañada o destrozada. En el ámbito de la salud, tan solo la mitad de las instalaciones sanitarias están operativas. La tasa de vacunación ha bajado del 80% en 2010 a menos del 50% en 2017, lo cual ha causado varios brotes de enfermedades.

 

Las familias sirias también sufren un empeoramiento de su economía: más del 83% de la población vive bajo el umbral de la pobreza, una situación que aumenta el riesgo de que los niños, para ayudar a sus familias, sean víctimas del matrimonio o el trabajo infantil, o sean reclutados por grupos armados.

 

“UNICEF sigue trabajando en Siria y en los países vecinos para ayudar a proporcionar a los niños servicios esenciales de salud, educación, protección y nutrición”, afirma Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF. “Pero se requiere una financiación estable y sin restricciones durante varios años para cubrir las necesidades inmediatas y a largo plazo de los niños y sus familias dentro de Siria y en toda la región”.

 

#8enmicorazón

 

Con motivo del octavo aniversario de la guerra de Siria, UNICEF ha puesto en marcha una movilización* en redes sociales a favor de los niños y niñas de Siria. El objetivo es recordar a todos los actores implicados que la guerra debe terminar, y hacer llegar a los niños y niñas sirios y sus familias el mensaje de que no los olvidamos. Para unirse solo es necesario subir una fotografía haciendo el gesto de ponerse un 8 sobre el corazón con el hashtag #8EnMiCorazón

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress