Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 28 de enero de 2019

El clima extremo afectó en 2018 a 60 millones de personas por todo el planeta

Guardar en Mis Noticias.

Unos 60 millones de personas han resultado afectadas en 2018 por el clima extremo -- y los desastres naturales derivados del mismo -- en todas las grandes regiones del planeta, según un nuevo estudio de la Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR).

Los terremotos y los tsunamis se han cobrado más vidas que cualquier otro tipo de desastre, con más de 10.000 vidas perdidas en el último año; mientras que las inundaciones, sequías, tormentas e incendios forestales han afectado a más de 57 millones.

Concretamente, las inundaciones han afectado a 35 millones de personas, 23 millones solo en el estado indio de Kerala, y serán el tipo de desastre más costoso una vez que se recopilen las pérdidas económicas finales. Solo el daño causado por el huracán 'Michael', que inundó la costa este de los Estados Unidos, alcanzará los 16.000 millones de dólares.

RÉCORD DE INCENDIOS

El año 2018 marcó un récord en cuanto a incendios forestales. Estados Unidos, California concretamente, padeció los más costosos de su historia.

En cuanto a las sequías, más de nueve millones de personas se vieron afectadas en todo el mundo, y la población de Kenia representó un tercio del total, seguida por los países de América Central, incluidos los puntos críticos de migración de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua.

La ONU lamenta que no se informa lo suficientemente bien sobre el impacto humano de todos los desastres, especialmente la sequía y las temperaturas extremas. Es necesario, opina la directora del Centro para el Estudio de la Epidemiología de los Desastres, Debarati Guha-Sapir, explicar mejor a la opinión pública de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas son un intento factible de contener estas crisis.

Para la representante especial del Secretario General en la Reducción del Riesgo de Desastres, Mami Mizutori, se agota el tiempo para cumplir una de estas prioridades: la de limitar el calentamiento global a 1.5 ° C o incluso a 2 ° C, haciendo un mejor uso de la tierra, regulando las normativas de construcción, salvaguardando los ecosistemas protectores, reduciendo la pobreza y tomando medidas activas para reducir la exposición al aumento del nivel del mar.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress