Noticias imprescindibles para entender la realidad
Viernes, 19 de abril de 2019
Última actualización: Lunes, 15 de abril de 2019 18:18
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fernando Fantova
Martes, 22 de enero de 2019

Apostar por la infancia

Guardar en Mis Noticias.

En un país como Euskadi, en el que, como recuerda el reciente Libro Verde de Eusko Ikaskuntza, “la tasa de pobreza es entre los menores de 15 años es cinco veces más alta que entre las personas mayores de 65 años” (Eusko Ikaskuntza, 2018: 108), la reivindicación social más intensa, la que se ha convertido en la clave crítica de la reciente y fallida negociación presupuestaria, es la que tiene que ver con las pensiones contributivas. Cuando en España, sólo el 4% de las niñas y niños recibe servicios sociales de cuidado (frente al 40% de la Unión Europea) (Ctxt, 2018), se recordaba hace poco en el Parlamento de Galicia que “se están dando tratamientos oncológicos a pacientes que no tienen más perspectiva que un par de meses por delante, y estamos gastando medio millón de euros por ganar el equivalente a un año de vida ajustada por calidad”.

La inequidad intergeneracional y la contribución de las políticas sociales a ella pueden y deben, ciertamente, ser criticadas y denunciadas por meras razones éticas, es decir, porque no es justo que exista el mencionado sesgo de edad en la distribución de los recursos. Pero existe, además una segunda y poderosa línea argumental contra la inequidad intergeneracional que se observa en nuestras sociedades, que es la que tiene que ver con la insostenibilidad social que genera y potencia dicha inequidad. La afectación de las condiciones de vida de las generaciones más jóvenes hace que estas generaciones vean menguados sus efectivos (porque la precariedad laboral, residencial o económica conduce a la decisión de tener menos descendientes de las deseadas) y sus capacidades (por peores resultados de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes en términos de salud, aprendizaje o interacción). Así, James Heckman, Premio Nobel de Economía en el año 2000, ha estudiado la tasa de retorno de la inversión en capital humano por etapas de la vida y ha demostrado que es decreciente. Este investigador señala que “hay mucha evidencia en la economía, en la psicología y en las neurociencias de que las destrezas tienen una complementariedad dinámica y explica por qué es tan productivo invertir en los primeros años de vida” (Heckman, 2011: 109).

Ante esta situación, se necesita, urgentemente, junto a otras medidas, impulsar una nueva política de servicios sociales que lidere la respuesta del sistema de bienestar y de la sociedad a la crisis de los cuidados y de la sostenibilidad relacional de la vida y la incorporación del enfoque familiar y comunitario de fomento de las relaciones primarias en la diversidad (de género, generacional, funcional y cultural) en todas las políticas. Así parece entenderlo la Resolution Foundation, que, como primera medida para su “nuevo contrato generacional” (Resolution Foundation, 2018: 21), propone un incremento importante en la financiación de los servicios sociales. David Lizoain, tras concluir que “el Estado de bienestar no sólo debe ser defendido, sino ampliado en los sitios donde permanece subdesarrollado” (Lizoain, 2017: 119), afirma que “el candidato más obvio para una mejora es el sector del trabajo de cuidados” (Lizoain, 2017: 121).

El II Plan Local de Infancia y Adolescencia de Vitoria-Gasteiz, liderado por Loli García, es un buen ejemplo del compromiso del sistema público de servicios sociales con todas las niñas, niños y adolescentes y con sus redes familiares y comunitarias como principal entorno de apego, estímulo, sentido y cauce para el necesario incremento de la inversión en infancia, inversión que debe ser cada día más preventiva, estratégica, relacional, innovadora e intergeneracional, como señalan, por ejemplo, Pau Marí- Klose, Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil u organizaciones como Save the Children.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress