Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 18 de agosto de 2018

Las mujeres de Tari son muy fuertes

Guardar en Mis Noticias.

[Img #18310]“Las mujeres de Tari pueden mantener su propio huerto, vender en el mercado y cuidar de los cerdos. Pueden divorciarse del marido y criar a los niños solas si él no apoya a la familia. Algunas están tristes: la vida es una lucha diaria para ellas. Pero en general, las mujeres de Tari son muy fuertes”, explica Leonie, consejera de salud mental del personal papú de MSF.

 

Esté o no relacionada con un conflicto, la violencia siempre impacta con más fuerza en las mujeres y en los niños. Pero además, en muchos lugares no hay asistencia médica especializada para las víctimas de la violencia: ni atención para sus lesiones o heridas, ni prevención de infecciones, ni tampoco apoyo en salud mental. En Tari, una ciudad pobre de la provincia rural de Southern Highlands (las tierras altas del sur), el centro de apoyo familiar de MSF ofrece atención médica y psicológica a las víctimas de la violencia intrafamiliar y sexual, problema muy frecuente en el país.

 

Marlin llegó a este centro con heridas en la cara y la cabeza: su marido y su nueva esposa la habían golpeado. Tratar las lesiones físicas suele ser la parte fácil: las pacientes se enfrentan a problemas mucho más graves que las heridas y fracturas. Por eso, la atención que MSF les ofrece incluye apoyo psicológico.

 

Marlin acudió al centro de apoyo familiar después de que su esposo la atacase con un machete. “Le tengo mucho miedo. ‘Voy a morir’: así es como me sentía”, dice. No es la única. En el centro médico, un recorte de periódico informa del asesinato de una mujer. “La prensa publica historias, y el Parlamento ha debatido el endurecimiento de las penas para violadores y agresores dentro de las familias”, explica Leonie. “Pero aún no se ha hecho nada”.

 

El proyecto de MSF en Papúa es excepcional: es el único programa de la organización expresamente dirigido a las víctimas de la violencia doméstica. Este equipo atiende unas 150 consultas al mes, de las cuales 120 se deben a este tipo de agresiones intrafamiliares, y el resto a agresiones sexuales.

 

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress