Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Maged Srour
Jueves, 12 de julio de 2018

Europa debe frenar negocios criminales detrás de migraciones

Guardar en Mis Noticias.

[Img #18183]Hablar de las migraciones como de una situación de emergencia es un craso error y abre la puerta a la proliferación de actividades ilegales e injustas, alertan especialistas en migraciones.

Laura Verduci, trabajadora humanitaria con más de 20 años de experiencia en Europa y África, dijo a IPS que ha visto cómo se desaprovechan o desvían fondos para hacer frente al problema migratorio.

“Una vez que se considera una emergencia implica la asignación de recursos económicos adicionales”, explicó Verduci, de Médicos sin Fronteras (MSF) en Sierra Leona.

“Me di cuenta cuando estuve en Sicilia que se subcontrata a empresas privadas que convierten todo el proceso en actividades ilegales e injustas”, abundó.

Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), 42.000 inmigrantes habían llegado a Europa hasta el 30 de junio de este año.

Quizá sea pronto para comparar esos datos con los 172.000 inmigrantes llegados el año pasado, pero si el flujo de años anteriores sirve de referencia, parecen llegar menos desde el pico de poco más de un millón de personas, registrado en 2015, a una tercera parte al año siguiente.

En comparación con los 750.000 millones de habitantes de Europa, es más un gota en el océano que una situación de emergencia.

El número menor no explica las demoras que tienen que soportar los recién llegados.

En Italia, la mayoría de los migrantes todavía tratan de obtener asilo político o, en algunos casos, figurar en una lista oficial de solicitantes de asilo.

Un mediador cultural que trabaja en un centro para refugiados en el norte de Italia que prefirió permanecer en el anonimato, dijo a IPS que en algunos casos, se demoran a propósito los procedimientos burocráticos para obtener asilo en este país para alargar la estancia de los inmigrantes en esos centros, nada más que por la asignación de fondos.

Verduci fue testigo de primera mano del desperdicio de fondos. “Recuerdo que cuando trabajaba en Trapani, tuvimos que esperar para recibir pantuflas que se compraban a un proveedor de Messina, que está en la otra punta de Sicilia”, recordó.

“Podíamos comprar en cualquier lugar cerca de Trapani, pero la compra había sido asignada a ese vendedor específicamente”, apuntó

El año pasado, un tribunal italiano condenó a 41 personas, entre ellas varios dirigentes políticos de derecha y de izquierda, por robar dinero de contratos públicos. El sistema de tipo mafioso recurrió a la intimidación para conseguir los contratos en Roma.

Los estafadores controlaban varios servicios municipales, como la gestión y la recolección de residuos, el mantenimiento de espacios públicos y los centros de refugiados.

La investigación reveló que la mayoría de los recursos económicos nunca se gastaron para lo que fueron previstos, como mejorar las condiciones de vida en los centros de refugiados, sino que fueron desviados.

“Veo un vínculo claro entre criminalidad y algunos partidos políticos en Italia”, observó Verduci.

El actual ministro del Interior, Matteo Salvini, habría financiado su campaña gracias a Giuseppe Scopelliti, un dirigente político que, según la policía, tiene vínculos estrechos con la Ndrangheta, una organización criminal que controla el comercio ilegal de cocaína en Europa.

Se dice que Scopelliti y otras figuras italianas controvertidas participaban de las concentraciones políticas de Salvini.

“A esas organizaciones criminales les interesa prolongar la incertidumbre económica y política de los migrantes, quienes, de seguir desempleados y aislados de la sociedad, podrían dedicarse a actividades ilegales”, opinó Verduci.

Y la trabajadora humanitaria de MSF no solo se refirió a los vínculos entre organizaciones criminales y dirigentes italianos, sino también al aspecto más transnacional del tráfico y la trata de personas, que ocurre entre Libia e Italia.

También aparecieron denuncias en la prensa contra el anterior gobierno italiano por forjar, supuestamente, un acuerdo con milicias libias dedicadas al tráfico de personas para frenar el flujo migratorio hacia las costas italianas, lo que fue negado por las autoridades.

Al parecer, tras el supuesto acuerdo, la llegada de inmigrantes a Europa disminuyó de forma significativa.

Analistas como Den Boer, de la Universidad de Kent, y Valerie Hudson, de la Universidad de Texas A&M, creen que sería un error considerar solo los beneficios que tienen las migraciones, que también tienen consecuencias algunas negativas si no se maneja con políticas adecuadas.

También existe el riesgo de que los migrantes queden atrapados en un limbo de deficiencias en las sociedades europeas, si los países no ofrecen políticas de integración adecuadas.

Si los inmigrantes se ven obligados a vivir en la pobreza, sin posibilidades de ganarse la vida o recibir educación, podrían ser explotados por organizaciones criminales.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress