Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 7 de julio de 2018

La OIM subraya que no hay una "crisis migratoria" en Europa, solo una "narrativa tóxica"

Guardar en Mis Noticias.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha descartado este viernes que el actual flujo de migrantes hacia Europa pueda calificarse de "crisis migratoria", indicando que en todo caso la región se enfrenta a una "crisis política" por la "narrativa tóxica" de algunas voces.

"Creemos que es una crisis política, no una crisis migratoria. Los números no son significativos", ha dicho el portavoz de la OIM, Leonard Doyle. Según la agencia de la ONU, en la primera mitad de 2018 llegaron 46.449 personas a las costas europeas.

Doyle ha atribuido el nivel de alarma social que se ha generado en Europa a la "narrativa tóxica" que se ha empleado. "La cuestión es que la percepción de la gente es que (la migración) está fuera de control", ha indicado.

El portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Charley Yaxley, ha coincidido con su colega de la OIM en que "esto no es una crisis".

Sin embargo, Yaxley ha incidido en que "un pequeño grupo de países están soportando una responsabilidad desproporcionada", por lo que ha instado a los países europeos a crear un sistema "justo y equitativo" para el reparto de refugiados y solicitantes de asilo "para que esta responsabilidad sea compartida".

Italia y Grecia son los estados miembro que más inmigrantes y solicitantes de asilo han recibido en los últimos años. Aunque la UE ideó un sistema de cuotas para repartir a los recién llegados por todo el territorio comunitario, apenas se ha cumplido, lo que ha dejado toda la carga sobre Roma y Atenas.

El nuevo Gobierno italiano, integrado por la Liga y el Movimiento 5 Estrellas, ha decidido cerrar sus puertos a los barcos de salvamento marítimo gestionados por ONG, algo que Malta, el puerto más cercano a Libia, de donde salen la mayoría de los botes con migrantes, ha imitado.

Este órdago de Italia y Malta ha reactivado el debate en la UE sobre política migratoria. Los jefes de Estado y de Gobierno acordaron en la última cumbre la posibilidad de crear centros de acogida dentro y fuera de la UE donde se analizará caso por caso para que los refugiados sean reubicados y los inmigrantes económicos deportados.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress