Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 18 de junio de 2018

Médico de Aquarius sobre los migrantes: "Ven esperanza de futuro. Antes de llegar había muchas sonrisas y están felices"

Guardar en Mis Noticias.

El médico de la organización Médicos Sin Fronteras que ha navegado a bordo del Aquarius, David Beversluis, ha explicado que antes de llegar a suelo español, los migrantes que viajaban en la flota del Aquarius tenían "esperanzas de futuro" y ganas de llegar a Europa porque para muchos era la primera vez que pisaban el continente. "Había muchas sonrisas y están felices de estar aquí", ha indicado.

Así lo ha relatado en rueda de prensa en València, en la que ha contado algunas de las vivencias de su experiencia durante los ocho días que ha durado su travesía por aguas del mediterráneo, tras la negativa de Italia a acogerlos.

Ha detallado que los migrantes que navegaban a bordo de su embarcación tuvieron durante la travesía "fatiga y había mucho cansancio" y "muchas ganas de llegar a tierra".

Los casos más graves fueron una hipotermia y un joven nigeriano de unos 20 años al que tuvieron que reanimar porque cuando lo rescataron tenía mucha agua en sus pulmones y se estaba ahogando. "Hicimos muchas maniobras para reanimarlo y ahora está saludable. Para mí como médico es muy importante que todos los pacientes tengan una buena salud y este paciente que hace casi una semana se estaba muriendo, hoy está vivo" ha destacado.

Otro joven al que salvaron la vida en estado grave, ahora se encontraba mejor: "Cuando lo rescatamos pensaba que se iba a morir y tras días en el barco no se podía creer que estaba ahí", ha señalado.

Especialmente duros fueron los últimos días de viaje cuando los días de viaje empezaron a acusarse y hubo pacientes en situación "severa y crítica". Además, ha contado que hubo momentos de escasez de comida y nervios por el cambio de rumbo de Italia a España. Fue en ese momento, cuando algunos se interesaron por cómo era el país al que acudían o dónde estaba.

Hasta llegar a la costa valenciana, el médico ha señalado que registraron 21 casos de personas que sufrieron quemaduras en hasta el 10% de su cuerpo. "Ha sido duro para todos, pero en algunos momentos hemos visto esperanza también", ha subrayado para indicar que los menores que viajaban a bordo del Aquarius han llegado en condiciones "saludables".

ALGUNOS LLEVABAN SIETE MESES EN LIBIA

Una de las historias "más difíciles" que escuchó, ha contado, fue el caso de un joven de Nigeria que llevaba siete meses en Libia, donde estuvo encarcelado y vivió "una de tortura sin comida y sin agua" y con el trauma de perder a su hermano en esa misma prisión. "Eso fue muy difícil de escuchar", ha admitido el médico.

Pese a lo "difícil" que ha admitido que ha sido esta experiencia, ha subrayado que como médico siente la responsabilidad de "cuidar a sus pacientes" y ser la voz "de aquellas personas que no pueden hablar". "Para mí esta experiencia ha sido la más difícil en todo el trabajo que he estado haciendo. He trabajado en otros países y con otras personas e historias y las de aquí un poco diferente porque en este caso hemos estado más cerca de las personas", ha indicado.

Beversluis ha reconocido que esta ha sido la primera travesía de rescate en barco que ha señalado, pero tras lo vivido, espera hacer "muchos más".

LLEGADA A VALÈNCIA

La flota con los migrantes que ha llegado este domingo al Puerto de València estaba compuesta por dos embarcaciones de la Armada italiana --el Dattilo y Orione-- y el Aquarius. El desembarco se ha prolongado durante más de siete horas en una mañana de domingo, desde que al amanecer, a las 6.30 horas, se empezara a vislumbrar entrando por la bocana del muelle 1 del Puerto el Dattilo de la Guardia Costera de Italia. El Aquarius, el buque que da nombre a la flota, le ha tomado el testigo cuatro horas después.

El éxito y la cara más humana del operativo ha quedado enmarcada con las sonrisas, cánticos y la "actitud de esperanza" que se han encontrado los sanitarios que han atendido a los migrantes a bordo del barco italiano Dattilo y el operativo que les ha recibido a pie de muelle, que han destacado su "lección de civismo".

El primer balance médico es positivo, con la mayoría de personas en condiciones aceptables a pesar de la fatiga de la travesía. Algunas embarazadas ya han sido trasladadas a hospitales y menores y adultos también asistidos. Los migrantes presentaban a su llegada más patologías leves de lo esperado, la mayoría quemaduras, malestares y escoriaciones de piel.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress