Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
MIkel Malkorra

Reforma de la Renta de Garantía de Ingresos y oportunidad perdida, por Mikel Malkorra

Guardar en Mis Noticias.

[Img #18000]La propuesta para la mejora de la Renta de Garantía de Ingresos ha reactivado el debate social y político sobre una prestación que, a pesar de su acreditada contribución a la equidad y justicia social en Euskadi, no logra alcanzar una legitimación social que la salvaguarde de incertidumbres, recelos y cuestionamientos.

 

La propuesta, de alcance limitado y que no cuestiona los fundamentos esenciales del Sistema, recoge de una parte elementos que constituyen un avance respecto a la regulación actual y, por otra, medidas que, de ser finalmente aprobadas, supondrían un significativo retroceso en el derecho subjetivo de la ciudadanía de contar con “ingresos suficientes para hacer frente tanto a los gastos asociados a las necesidades básicas como a los gastos derivados de un proceso de inclusión laboral o social”.

 

Del análisis conjunto de las modificaciones planteadas, así como del debate generado, se derivan dos conclusiones fundamentales. Por una parte, que las fundamentaciones de las medidas alimentan los posicionamientos de puesta en cuestión de la Renta de Garantía de Ingresos; y por otra, que nos encontramos ante una oportunidad perdida para abordar de manera decidida la consolidación y profundización de un Sistema que ofrezca adecuada respuesta a las personas en situación o riesgo de exclusión social en términos de derecho de ciudadanía.

 

La apertura de un proceso de reforma legal se presentaba como una ocasión idónea para garantizar a las personas perceptoras unos ingresos que superasen los umbrales de pobreza, para profundizar en la protección de los/las pensionistas, o para impulsar proyectos de vida independiente entre las personas con discapacidad. Y en especial para abordar medidas de promoción orientadas a ese 30,7% de la población en situación de pobreza real que no accede a la prestación por diferentes razones, en algunos casos vinculadas a una excesiva condicionalidad y, en otras, a factores vinculados a la estigmatización social e institucional, aspecto éste con notable presencia en la propuesta de modificación normativa diseñada.  

 

En efecto, las quince propuestas de mejora y cambio normativo se inspiran en demasía en interesados planteamientos que a lo largo de los últimos años vienen deslegitimando el Sistema Vasco de Garantía de Ingresos e Inclusión Social al extender las sospechas de fraude generalizado y señalar ante el conjunto de la sociedad a quienes simplemente hacen efectivo su derecho de subsistir y de ser parte de la comunidad en condiciones de igualdad.

 

Se trata de un pensamiento no surgido súbitamente tras las últimas iniciativas anunciadas, sino fruto de una secuencia de cuestionamiento del Sistema cuyo origen no puede deslindarse del propio proceso de transferencia al Sistema Vasco de Empleo. Siendo relevantes las consecuencias provocadas por esta decisión estratégica en aspectos vinculados a la propia gestión de la prestación, resultaron más graves los argumentos y mensajes utilizados a modo de fundamento, y que se convirtieron en polvo que con el tiempo ha generado un lodo de deslegitimación social y política.

 

Resulta necesario, por tanto, abordar un proceso de transformación social que extienda al conjunto de la sociedad el consenso existente en el ámbito de las ciencias sociales, o del propio tercer sector social, sobre la necesidad de consolidar e impulsar la Renta de Garantía de Ingresos como instrumento fundamental para garantizar el bienestar social y la igualdad de oportunidades de toda la ciudadanía, equiparándose de esta manera a otros sistemas plenamente consolidados y no sujetos a permanente cuestionamiento.

 

En definitiva, cualquier iniciativa que no combine medidas de enfoque individual orientadas a facilitar el acceso y la digna permanencia en el Sistema de las personas en situación de pobreza y/o exclusión social, y acciones de transformación comunitaria para construir una sociedad vasca que ponga en valor una prestación que la convierte en más inclusiva, estará abocada a convertirse en oportunidad perdida.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress