Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 2 de junio de 2018

El 20% de las mujeres sin hogar en Euskadi afirma haber sufrido agresiones sexuales

Guardar en Mis Noticias.

El 20% de las mujeres sin hogar en Euskadi afirma haber sufrido agresiones sexuales y un 30% físicas mientras dormía en la calle, frente al 2% de los hombres en las mismas circunstancias, según datos dados a conocer este viernes por la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, en el marco de la jornada 'Buenas prácticas de acompañamiento a mujeres en situación de exclusión social' organizada por Bizitegi, la Universidad de Deusto y Gobierno Vasco.

Además de Beatriz Artolazabal, han participado en la jornada el rector de la Universidad de Deusto, José María Guibert, la diputada de Empleo, Inclusión social e Igualdad de la Diputación Foral de Bizkaia, Teresa Laespada, el concejal de Acción Social del Ayuntamiento de Bilbao, Iñigo Pombo, y el gerente de Bizitegi, Aitor Ipiña.

En su intervención, la consejera ha recordado los resultados del último recuento nocturno realizado por la asociación Bizitegi la noche del 26 al 27 de octubre de 2016, que señalan que fueron localizadas un total de 2.009 personas sin hogar en Euskadi, de las que 504 (el 25,1%) eran mujeres, y 21 de ellas dormían, ese día, en calle.

"Son menos, pero las mujeres sin hogar presentan generalmente un mayor grado de exclusión social, así como un nivel de deterioro más grave, desde el punto de vista de la salud y de las relaciones personales, que la población masculina", ha advertido Artolazabal.

De hecho, según los datos obtenidos en ese recuento, el 20% de las mujeres que en alguna ocasión han dormido en la calle afirma haber sufrido agresiones sexuales, frente a un 2% de los hombres.

Además, ha destacado que hasta un 49% de las mujeres afirma haber sufrido insultos o amenazas, un 45% ha experimentado robos de dinero o pertenencias, y un 30% agresiones físicas, unos datos, a juicio de la consejera, "muy preocupantes".

Artolazabal ha remarcado la "especial vulnerabilidad" de las mujeres en situación de exclusión residencial grave y ha recordado que la Estrategia Vasca para Personas Sin Hogar 2018-2021 "adopta la perspectiva de género para tener en cuenta las necesidades específicas de las mujeres sin hogar". Esta estrategia, ha destacado, dedica un eje al refuerzo de la perspectiva de género en las políticas de prevención y abordaje de la exclusión residencial, con cinco directrices específicas.

DIRECTRICES

Según ha detallado Artolazabal, la primera de estas directrices prevé, "para la realización de los Mapas de Servicios Sociales de cada Territorio Histórico, reservar un número determinado de los centros de alojamiento previstos para ser utilizados de forma exclusiva por mujeres en situación de exclusión residencial". El personal adscrito a tales centros -incluyendo el personal de seguridad- debería ser además, fundamentalmente, femenino.

La segunda recomendación impulsa "la especialización de los profesionales de los servicios de intervención socioeducativa y psicosocial, así como a los profesionales encargados de las funciones de gestión de casos en los Servicios Sociales de base, en los procesos de orientación y acompañamiento a las mujeres en situación de exclusión residencial grave".

"Elaborar guías o manuales de buenas prácticas para la introducción de la perspectiva de género en el conjunto de los centros destinados a las personas en situación de exclusión residencial grave, al objeto de que los centros mixtos sean capaces de dar una respuesta a las necesidades específicas de las mujeres" es el tercer aspecto previsto.

Asimismo, se recomienda "la realización de planes de igualdad en el conjunto de las entidades que trabajan en el ámbito de la atención a personas en situación de exclusión residencial grave, orientados tanto a garantizar la igualdad entre los profesionales como entre las personas usuarias".

Por último, las directrices proponen "impulsar el desarrollo de grupos de ayuda mutua entre mujeres que están, o han estado, en situación de exclusión residencial grave".

INFORME DE BIZITEGI

Los datos recogidos por Bizitegi demuestran que las mujeres utilizan en menor medida los servicios para personas sin hogar y presentan mayor deterioro físico y mental que los hombres, especialmente en las situaciones de calle. Asimismo, sufren mucha mayor victimización que los hombres que se encuentran en su misma situación, con frecuentes casos de abuso, violencia intrafamiliar y violencia machista.

Como conclusión del estudio, Bizitegi ha presentado algunas recomendaciones generales para "profundizar" en la mejora de la atención de este colectivo, como "diseñar los servicios con enfoque de género, de modo que atiendan las necesidades de las mujeres, formar a las personas profesionales en un modelo de atención que incida en dichas necesidades, y planificar las intervenciones teniendo en cuenta un abanico amplio de necesidades, no centrándose sólo en situaciones específicas".

Además, Bizitegi recomienda que la "atención debe ser individualizada y centrada en la persona, crear más recursos específicos para familias monoparentales con hijos, y crear sistemas que permitan localizar mejor a mujeres sin hogar que, aún hoy, permanecen invisibles al sistema".

 

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress