Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
CEAR
Viernes, 30 de marzo de 2018

Siria, siete años de infierno

Guardar en Mis Noticias.

Siete años en los que más de 400.000 personas han perdido la vida bajo las bombas y las masacres indiscriminadas de todas las partes. Un niño o niña de siete años que se encuentre hoy en Siria no sabe lo que es vivir en paz, salvo que haya podido huir y encontrar refugio.

Solo el año pasado, más de 2.000 menores fueron asesinados, lo que ha hecho que UNICEF haya denominado a este conflicto “la guerra contra los niños”. La escalada de violencia de los últimos meses ha provocado un aumento de víctimas civiles en un 45%, con 37 muertes de civiles cada día desde mitad de 2017.

“La guerra de Siria no acabará hasta dentro de 10, 20 años…”, decía hace ya dos años Amjad, refugiado sirio en España. Lo peor es que cada día que pasa (y van ya 2.555) sus pesadillas van camino de convertirse en realidad. Mientras tanto, miles de personas seguirán viéndose obligadas a arriesgar sus vidas para huir ante la falta de vías legales y seguras, como le sucedió a Al Kurami, un ingeniero electrónico de 45 años, junto a 26 miembros de su familia.

 

Siete años buscando refugio

La mitad de la población se ha visto obligada a abandonar de su hogar. Al menos 5,6 millones de personas han huido del país y más de 6 millones de personas se han visto desplazadas forzosamente a otras regiones, muchas de ellas en múltiples ocasiones. Además, más de 13 millones de personas necesitan asistencia humanitaria urgente y cerca de tres millones de personas viven sitiadas o en áreas donde no llega la ayuda humanitaria y no está garantizado el acceso a comida, medicamentos, agua o saneamiento básico.

A esto se añade que miles de personas están atrapadas por el cierre fronterizo de los países vecinos, principales países de acogida que están desbordados ante los continuos incumplimientos de Europa. Solo en Turquía hay más de 3,5 millones que han huido de Siria, en Líbano cerca de un millón en un país de solo seis millones, en Jordania 650.000 y en Irak 250.000. “La vida allí es muy dura”, denuncia Dima, refugiada siria en España. Sin embargo, los países europeos no sido capaces ni de cumplir con su mínimo compromiso de reasentar desde estos países a 22.504 personas en dos años, una vía legal que podría salvar miles de vidas a falta de una paz que cada día parece más lejana.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress