Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Lunes, 12 de marzo de 2018

Colectivos de Euskadi analizarán los niveles de "basuraleza" en ríos y humedales

Guardar en Mis Noticias.

Entidades y asociaciones vascas participarán en la primera campaña de ciencia ciudadana del proyecto Libera en ríos y humedales, en la que los voluntarios analizarán la cantidad y la composición de la "basuraleza" que está degradando estos ecosistemas e impactando sobre la vida silvestre, según han informado la organización ambiental SEO/BirdLife y Ecoembes, impulsoras de la iniciativa

La información, que se recopilará año a año según criterios validados científicamente, servirá para que autoridades, sectores productivos e investigadores puedan dimensionar el problema de la "basuraleza" en estos entornos y, así, diseñar mejores estrategias para solucionar este problema ambiental que ya está causando un grave impacto en la biodiversidad a escala global.

Tras realizar campañas a escala nacional en 80 entornos terrestres y en otros 70 puntos costeros, en los se caracterizaron cerca de 30.000 residuos, Libera pone en marcha '1m2 por los ríos, embalses y pantanos'. La iniciativa arranca esta semana, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de los Ríos (14 de marzo). Durante los próximos siete días, los participantes caracterizarán la "basuraleza" en entornos fluviales, embalses, pantanos y otros humedales.

En Euskadi, se analizarán los residuos abandonados en espacios naturales de El Regato, Barakaldo, (17 de marzo); Fuente de Torroguico, Álava (18 de marzo) y en el río Nervión a su paso por Etxebarri, Bizkaia (17 de marzo).

Los voluntarios que salgan al campo a analizar "basuraleza" estos días cubrirán una determinada distancia -unos 100 metros- identificando los diferentes residuos que encuentren en su camino. Así, rellenarán un formulario indicando cuestiones como el tipo de residuo, sus dimensiones o su ubicación. La información se incorporará a otros indicadores, como los programas de seguimiento de la avifauna accesibles para administraciones y comunidad científica.

Al repetir esta caracterización año tras año, será posible establecer tendencias sobre el impacto de la "basuraleza" en este tipo de entornos. Los datos se van incorporando a una base de datos común del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA).

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress