Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 14 de febrero de 2018

ACNUR da la alarma ante la llegada de 25.000 refugiados congoleños a Uganda en una semana

Guardar en Mis Noticias.

Casi 25.000 congoleños han buscado refugio en la vecina Uganda, la inmensa mayoría de ellos tras cruzar el lago Alberto, en la última semana lo que ha generado una "preocupante situación" a ambas orillas, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que ha dado la "voz de alarma" este miércoles.

Entre el 5 y el 12 de febrero, unos 22.000 congoleños que huyen de la violencia entre dos grupos étnicos en Ituri han cruzado el lago hacia Uganda, lo que supone un "gran incremento" en el número de llegadas por esta vía, mientras que otros 2.100 lo han hecho por tierra, lo que suma casi 25.000 personas en siete días, ha resaltado Aikaterini Kitidi, portavoz de ACNUR, en declaraciones a Europa Press. En total, 34.000 congoleños han llegado desde principios de año.

"Estamos muy preocupados porque hay cientos de personas a ambos lados del lago. En el lado congoleño, están a la espera de poder cruzar hacia Uganda, y en el lado ugandés, están a la espera de ser trasladados a los asentamientos" para refugiados en otros puntos, ha explicado Kitidi.

Según ha contado la portavoz, el pasado domingo 11 de febrero se produjo el naufragio de una canoa que dejó cuatro muertos, tres de ellos niños, y, aunque la travesía no es particularmente peligrosa, la meteorología puede afectar, ya que en el caso de este accidente se produjo por las grandes olas.

Sin embargo, es más preocupante el hecho de que las embarcaciones llegan sobrecargadas. "Mis colegas cuentan que canoas con capacidad para unas 20 personas llegan con 50 y barcos más grandes con capacidad mayor llegan con hasta 250 personas, por lo que las probabilidades de naufragio son mayores", ha subrayado la portavoz.

Ante esta situación, las organizaciones humanitarias están viendo la posibilidad de "entregar chalecos salvavidas" a quienes están en la parte congoleña del lago esperando para realizar la travesía, ha precisado. Sin embargo, ha incidido Kitidi, el acceso humanitario en Ituri, y en la RDC en general, "no es fácil" debido a la inseguridad reinante.

ATAQUES Y AMENAZAS

Quienes han llegado en los últimos días a Uganda huyen de "ataques directos" o porque temen la posibilidad de ser atacados y llegan en una situación desesperada. De hecho, en la última semana un anciano murió a su llegada de agotamiento mientras que un bebé murió al nacer, ha señalado la portavoz.

Uno de los supervivientes del naufragio ha contado al personal de ACNUR que "su localidad fue atacada por hombres armados con machetes y que advirtieron a quienes huían de que no regresaran o les matarían" por lo que huyó hacia Uganda, ha resaltado Kitidi.

Hasta la semana pasada, según la portavoz de ACNUR, más del 75 por ciento de los congoleños que llegaban a Uganda eran mujeres y niños, pero en la última semana, ante la intensificación de los enfrentamientos en Ituri, ha aumentado el número de hombres que cruzan el lago.

A su llegada a Sebagoro, una pequeña localidad pesquera sin capacidad para atender a un número tan elevado de personas, los refugiados están siendo trasladados a un centro de recepción en Kagoma, donde reciben la asistencia que necesitan.

PRINCIPALES NECESIDADES DE LOS REFUGIADOS

Según la portavoz, las principales necesidades, como suele ocurrir en este tipo de crisis, son "agua, comida y atención sanitaria" pero "no hay que olvidar la necesidad de protección de quienes han sido víctimas de violencia de género o quienes llegan traumatizados por lo que han visto" y que necesitan apoyo psicosocial. "También necesitan ayuda para rehacer sus vidas", ha agregado.

ACNUR está ayudando en la medida de sus posibilidades y monitorizando la situación en la orilla congoleña del lago y también ayudando a quienes llegan a Uganda, donde tiene la intención de incrementar sus efectivos y donde ya está trabajando codo con codo con las autoridades del país, que ya acoge a más de 1,4 millones de refugiados, en su mayoría sursudaneses.

La portavoz ha advertido de que ACNUR teme que "haya más desplazamientos internos en RDC y de refugiados hacia los países vecinos" a tenor de la situación actual en el país, donde hay 4,5 millones de desplazados, de los que 2,7 millones son niños. A la violencia en Ituri, se suman los enfrentamientos con grupos armados por parte del Gobierno en Kivu Sur y en Kivu Norte, donde se ha lanzado una nueva ofensiva militar.

Quienes escapan de esta ofensiva, y también de los grupos armados, ha precisado Kitidi, lo hacen hacia Burundi y Tanzania, cruzando el lago Tanganika, si bien en la última semana, al contrario que en el caso de Uganda, las llegadas han disminuido de forma significativa con respecto a las semanas anteriores, sin que por ahora esté claro el motivo.

"RDC tiene la mayor cantidad de desplazados de África a los que se suman los más de 680.000 refugiados en los países vecinos", incluidos 120.000 que huyeron en el último año, lo que lo convierte en una "situación muy preocupante" ante la continuación de la inseguridad en distintas partes del país, ha resaltado la portavoz de la agencia de la ONU.

"Las necesidades humanitarias son enormes y por eso pedimos más apoyo de la comunidad internacional para la población de esta enorme crisis, que es también muy compleja", ha reclamado Kitidi.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress