Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 30 de noviembre de 2017

Fuerte aumento de la desnutrición infantil en la ciudad sitiada de Guta del Este

Guardar en Mis Noticias.

La violencia, la falta de acceso a ayuda humanitaria y los precios exorbitados de los alimentos han empeorado la desnutrición entre los niños de Guta del Este. Cerca de 400.000 personas –aproximadamente la mitad de ellas niños y niñas- continúan atrapadas en esta zona, que está bajo asedio desde mediados de 2013.
 
Según una encuesta realizada en 27 lugares de Guta del Este a principios de noviembre, el 11,9% de los niños menores de cinco años sufren desnutrición aguda. Esta cifra es la más alta registrada en Siria desde el comienzo del conflicto, hace casi siete años. Un estudio similar realizado en enero de este año mostraba que el 2,1% de los niños sufrían desnutrición aguda en Guta.
 
Más de un tercio de los niños que cubre el estudio sufren retraso en su crecimiento, lo que aumenta el riesgo de un desarrollo tardío, enfermedad y muerte. Las tasas de desnutrición aguda son cada vez más altas entre niños muy pequeños. Hay informaciones de que las madres de niños menores de dos años han reducido o terminado con la lactancia materna debido a que ellas mismas están desnutridas y a la constante violencia.
 
El rápido aumento del coste de alimentos básicos y suministros para cocinar ha hecho que preparar una comida sea algo fuera del alcance de la mayoría. El precio de una ración básica de pan cuesta 85 veces más en Guta del Este que en Damasco, que está a tan solo 15 kilómetros de distancia. En agosto, el pan era 24 veces más caro en Guta del Este que en Damasco. Actualmente, una bombona de gas para cocinar cuesta 300 dólares (253 euros) en Guta del Este, frente a los 44 (37 euros) que vale en la capital.
 
“Los niños en Guta del Este están viviendo en unas condiciones muy duras. El asedio tiene que acabar para que podamos entregar la ayuda necesaria y salvar vidas”, señala Geert Cappelaere, director regional de la oficina de UNICEF para Oriente Medio y África del Norte. “Este drástico aumento de la desnutrición confirma, como si fuera necesaria más evidencia, que el aumento de la violencia y el uso del asedio ha devastado la salud de los niños”.
 
El acceso a los servicios de salud y nutrición para los niños ha sido severamente restringido por los intensos enfrentamientos en Guta del Este. El asedio estricto apenas ha permitido la entrada de unos pocos, casi ninguno de los convoyes con suministros esenciales de nutrición para niños y madres lactantes.
 
“Los niños son los que más sufren las consecuencias en las zonas sitiadas. UNICEF hace un llamamiento para contar con un acceso incondicional, continuo, y sin impedimentos que permita llegar a los niños de Siria, independientemente de dónde estén”, dijo Cappelaere.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress