Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Miércoles, 15 de noviembre de 2017

La ONU acusa a la UE de realizar una política inhumana contra los inmigrantes irregulares que parten de Libia

Guardar en Mis Noticias.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha acusado este martes a la Unión Europea de llevar a cabo una política "inhumana" contra los inmigrantes ilegales que parten desde Libia tras pasar meses en centros de detención expuestos a numerosos abusos.

Al Hussein ha criticado que la UE e Italia estén ayudando a la Guardia Costera de Libia a interceptar los botes cargados de inmigrantes ilegales que se aventuran por el Mediterráneo para alcanzar las costas europeos porque éstos son detenidos y enviados de vuelta a la nación norteafricana.

"El sistema de detención para inmigrantes en Libia está roto", ha afirmado. De acuerdo con el Departamento contra la Inmigración Ilegal de Libia (DCIM), hay 19.900 migrantes en centros de detención donde "se exponen a torturas, violaciones y trabajados forzados", entre otras violaciones de los Derechos Humanos.

Expertos de la ONU visitaron las instalaciones del DCIM en Trípoli entre el 1 y el 6 de noviembre y entrevistaron a varias personas detenidas que habían abandonado sus países de origen en África y Asia para huir del conflicto, de la persecución y de la extrema pobreza.

Tarik al Matar está junto a otras 2.000 personas en un hangar sin baños que funciona como centro de detención. "Estamos como en una caja de cerillas. No dormimos. Tenemos enfermedades. No tenemos comida. No nos hemos duchado en meses. Moriremos todos si no nos sacan de este sitio. Esto es un calvario", ha contado a la ONU.

Un inmigrante camerunés ha denunciado que los propios guardias de la DCIM les propinan palizas "todos los días". "Usan postes eléctricos solo porque pedimos comida, tratamiento (médico) o información sobre qué nos va a pasar", ha relatado.

Las mujeres, por su parte, se han convertido en víctimas de violencia sexual por parte de los traficantes pero también de los guardias del DCIM. "Hombres armados vinieron y eligieron a seis mujeres, incluida yo (...) Cuatro hombres me violaron. Estaba en la primera fase del embarazo, sangré mucho y creo que he perdido al bebé. Todavía no he visto a un médico", ha dicho.

"TESTIGOS SILENCIOSOS"

Al Hussein ha considerado que "la comunidad internacional no puede seguir mirando hacia otro lado de los inimaginables horrores que soportan los inmigrantes en Libia y fingir que se puede remediar simplemente mejorando las condiciones de detención".

El jefe de Derechos Humanos de la ONU ha subrayado que "las crecientes intervenciones de la UE y sus estados miembro no han hecho nada para reducir el nivel de abusos sufridos por los migrantes". "Nuestras investigación, de hecho, muestran un rápido deterioro de su situación en Libia", ha enfatizado.

Al Hussein ha instado a las autoridades libias a "dar pasos concretos para poner fin a las violaciones de los Derechos Humanos en los centros de detención bajo su control, destituir a los sospechosos de cometerlas, investigar y procesar a los responsables y señalar públicamente que estos abusos no son tolerables".

El Alto Comisionado ha reclamado, en general, "descriminalizar la inmigración ilegal". "No podemos ser testigos silenciosos de la esclavitud moderna, violación y otros abusos sexuales o ejecuciones extrajudiciales solo para poder gestionar la inmigración y evitar que gente desesperada y traumatizada llegue a las costas de Europa", ha reprochado.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress