Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Jueves, 9 de noviembre de 2017

El 89% de las personas excluidas de los sistemas sanitarios europeos viven por debajo del umbral de la pobreza

Guardar en Mis Noticias.

El 89 por ciento de las personas excluidas de los sistemas sanitarios europeos viven por debajo del umbral de la pobreza; la mayoría de las personas, el 55,2 por ciento, declararon no tener cobertura sanitaria, mientras que un 18,3 por ciento solo tenían atención de urgencias, según el Informe del Observatorio Europeo 2017 publicado por Médicos del Mundo.

El 79,1 por ciento eran migrantes de países de fuera del espacio económico europeo (EEE), el 12,1 por ciento eran nacionales y el 7,5 por ciento eran migrantes de la UE/del EEE. La mayor proporción de migrantes provenían de Siria, el 13 por ciento, seguida por el 11,3 13 por ciento de Afganistán. Mientras que el 49,7 por ciento tenían permiso para residir en el país en el que vivían.

El 22 por ciento de las personas eran menores de 18 años, el 8 por ciento eran menores de 5 años, y el 2 por ciento eran personas adultas a partir de 70 años. Por otro lado, el 38,9 por ciento declararon no tener una red social fiable incluido el 12 por ciento, que declararon que no tenían a nadie que les ayudase, apoyara o consolara en su ciudad o en su pueblo actual.

En cuanto a los problemas de salud más comunes, las patologías crónicas eran sobre todo cardiovasculares (19,9), seguidas de las musculares y óseas (13,2%), las digestivas (12,2%), endocrinas, metabólicas y nutricionales (11,6%) y psicológicas (10%). Curiosamente, se observaron mayores niveles de patologías crónicas en las personas nacionales (71%).

Las patologías agudas más comunes eran las respiratorias (19,4%), seguidas por las digestivas (16%), las musculares y óseas (13,5%) y de la piel (13,4%). El 14,9 por ciento dijeron que su salud mental era 'mala' y el 5,8 por ciento declararon que era 'muy mala'; las personas nacionales declararon niveles más altos, con una salud mental 'muy mala' en el 11,2 por ciento.

Asimismo, la mayoría de las mujeres embarazadas no habían tenido acceso a la atención prenatal antes de acudir a los programas (58,4%). El 42,3 por ciento de las patologías agudas del embarazo fueron declaradas por migrantes de la UE/del EEE.

El estudio se basa en datos y entrevistas de 43.286 personas que acudieron en 2016 a clínicas y programas dirigidos por Médicos del Mundo y por ONG colaboradoras en 14 países. Entre las y los pacientes se encuentran nacionales de los propios estados europeos, así como migrantes procedentes tanto de dentro como de fuera de la UE y del Área Económica Europea. En muchos casos han escapado de la violencia, el conflicto o la discriminación de lugares como Siria o Afganistán. Casi una cuarta parte de las personas atendidas por la asociación son menores de 18 años.

ESPAÑA Y FRANCIA, DONDE MÁS BARRERAS BUROCRÁTICAS

"En las consultas y programas por toda Europa vemos a personas con enfermedades graves, a veces potencialmente mortales, que resultan excluidas por motivos económicos, culturales, legales o administrativos de los sistemas sanitarios oficiales. Acuden a Médicos del Mundo como último recurso", ha declarado José Félix Hoyo, presidente de Médicos del Mundo España, durante la presentación del informe.

Más de la mitad de las personas atendidas por Médicos del Mundo y algunas ONG colaboradoras no pueden acceder a la atención sanitaria oficial ni permitirse un seguro médico. A menudo no son capaces de superar las trabas administrativas de los sistemas sanitarios locales, no entienden la lengua local, se enfrentan a la discriminación o tienen miedo de que les arresten.

Según muestra el informe, España y Francia son los países donde más barreras burocráticas se encontraron (así lo afirmó un 30% y un 27% de las personas encuestadas respectivamente); en Alemania destacan las barreras económicas (43%) y en Grecia ni siquiera intentan conseguir atención pública (34%).

El informe documenta los retrocesos de los países europeos en los compromisos asumidos para alcanzar la cobertura sanitaria universal, dentro de un contexto de austeridad. Detalla los pasos hacia atrás que se han dado en materia jurídica en Alemania, Francia, Irlanda y el Reino Unido, a los que había precedido España ya en 2012. Revela que las medidas que limitan el acceso a la atención sanitaria de las personas migrantes han sido perjudiciales para aquellas más vulnerables, denunciando a países como el Reino Unido, que utilizan la atención sanitaria como una herramienta para controlar la inmigración.

"La atención sanitaria es un derecho inalienable del ser humano, no un arma política, ni el guión de un argumento económico", ha manifiestado José Félix Hoyo. "Sin duda, los presupuestos son limitados, pero que la atención sanitaria integral llegue a todas las personas no solo es de interés general si no que resulta más rentable a largo plazo que limitarla a las situaciones de urgencia".

El informe también ha constatado disparidades en las tasas de vacunación infantil, lo cual resulta preocupante teniendo en cuenta la necesidad de garantizar los niveles de inmunización recomendados. Aboga por un enfoque más progresivo y equitativo para la salud pública, incluyendo el acceso a la atención primaria, prenatal y postnatal, a servicios de salud mental y a la promoción de la salud.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress