Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Martes, 10 de octubre de 2017

Al menos 3.000 cultivadores de cacao desplazados en Costa de Marfil por disputas étnicas

Guardar en Mis Noticias.

Las disputas por la propiedad de la tierra entre comunidades étnicas ha obligado a miles de cultivadores a abandonar plantaciones ilegales de cacao en el oeste de Costa de Marfil, un conflicto que amenaza el inicio de la temporada de cosecha en el primer productor mundial de cacao.

Trabajadores humanitarios y altos cargos locales han informado de que al menos 3.000 personas han tenido que huir a causa de episodios violentos, que dejaron la semana pasada dos muertos y han provocado el despliegue de soldados en la zona por parte del Gobierno marfileño.

El 'cinturón del cacao' de Costa de Marfil ha sido escenario durante décadas de fuertes disputas entre grupos nativos de la zona e inmigrantes de países vecinos por la propiedad de la tierra. El último altercado se desencadenó en septiembre por la entrada de los grupos étnicos Guere, Yacuba y Wobe en las reservas forestales de Cavally y Gouin Debe, donde amenazaron a la comunidad Baoules y a los inmigrantes de Burkina Faso que cultivan la tierra allí.

"Nos amenazaron con matarnos si no abandonábamos la zona en diez minutos", ha afirmado Pierre Koffi Kuame, un agricultor de cacao de Gouin Debe. "Hay alrededor de 30 pequeñas localidades en nuestra área y esos jóvenes las visitaron todas (...). No queremos hacerle daño a nadie. Nosotros sólo cultivamos el cacao", ha manifestado Kuame.

La época de cosecha de cacao empezó el 1 de octubre y durará unos tres meses, en los que pueden extraerse incluso dos millones de toneladas de este alimento, como ocurrió en la temporada pasada.

"El cacao sigue allí. Hay muchas vainas que están maduras y deberíamos haber recolectado hace una semana", ha denunciado Sylvain Kouadio, que tuvo que dejar su plantación a causa de las amenazas, en la localidad de Blolequin, en septiembre. "Si no se hace nada el cacao va a perderse. No puede estar en los árboles tanto tiempo", ha concluido Kuadio.

La Oficina Marfileña de Parques y Reservas (OMPR), que gestiona la protección de la tierra, estima que al menos un 40 por ciento de la producción de cacao proviene de plantaciones ilegales. Los cultivadores de cacao han creado durante décadas plantaciones ilegales en parques nacionales y reservas forestales de Costa de Marfil, pero el fenómeno se aceleró tras la crisis política que vivió el país y la guerra civil que terminó en 2011.

Un alto cargo local ha asegurado que los agricultores desplazados de estas zonas normalmente encuentran un nuevo lugar en el que vivir en un plazo de tres o cuatro días. "Todo lo que queremos es recuperar nuestra tierra de aquellos que la colonizaron y la han ocupado durante años", ha dicho Rigobert Toualy, uno de los miembros de la comunidad Guiglo.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress