Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción
Sábado, 17 de junio de 2017

MSF ha atendido a más de 300 bebés desnutridos desde el comienzo de la ofensiva contra el suroeste de Mosul

Guardar en Mis Noticias.

La ONG Médicos sin Fronteras (MSF) ha atendido a más de 300 bebés desnutridos desde el pasado mes de marzo, el comienzo de la ofensiva de las fuerzas iraquíes contra el suroeste de Mosul, último gran bastión de Estado Islámico en Irak, en un ataque que obligó a decenas de miles de civiles a escapar de sus hogares en dirección a varias localidades, entre ellas la de Qayyara, a 40 kilómetros de la ciudad, donde se encuentran la mayor parte de estos pequeños.

"Los bebés desarrollaron desnutrición como consecuencia de que sus madres no pudieran darles el pecho y de lo extremadamente caro que es conseguir leche de fórmula, tanto en las áreas sitiadas de Irak controladas por Estado Islámico, como en los campos de desplazados donde están viviendo ahora", ha lamentado MSF a través de un comunicado.

La ONG ha informado de que muchos de los bebés también han enfermado "por las duras condiciones en las que han tenido que pasar sus primeros meses de vida y por la falta de atención médica en Mosul" y por la incorrecta alimentación que se les ha suministrado por culpa de la falta de acceso a leche materna. "En algunos casos, las madres, que no lograban producir debido al trauma sufrido recurrieron a llenar los biberones de sus bebés con té negro o agua azucarada", ha indicado MSF.

Ahora, en el centro de atención terapéutica de MSF en Qayyara, la leche terapéutica especialmente formulada que reciben está consiguiendo que los pequeños alcancen poco a poco su peso ideal, unido a un tratamiento específico para prevenir o curar co-infecciones, como diarrea o de las vías respiratorias.

"La desnutrición", ha apuntado la ONG, "hace que sus sistemas inmunológicos comiencen a fallar y eso hace que sean especialmente vulnerables a sufrir otras enfermedades".

"Muchas madres nos contaban que se habían visto obligadas a interrumpir la lactancia de sus hijos, así que hicimos numerosas estudios para tratar de conocer las razones por las cuáles esto estaba ocurriendo. Es cierto que los factores son varios, pero uno de los más comunes e importantes es el estrés psicológico", ha determinado Megan Hock, coordinadora del Centro de Nutrición Terapéutica Intensiva de MSF.

Hock ha resaltado la "gran tensión" que han padecido muchas de las madres de Mosul por culpa de los combates y del abandono forzado de sus hogares. Su futuro, ahora mismo circunscrito a los campos de desplazados, "es ahora muy incierto".

MSF denuncia el "círculo vicioso de la desnutrición" en los pequeños por la dificultad que comporta subir de peso cuando su cuerpo está incapacitado para absorber los alimentos que reciben precisamente a causa de la falta de vitaminas.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress