Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Beatriz Artolazabal

El impulso del Tercer Sector Social en Euskadi

Guardar en Mis Noticias.

Probablemente todos compartimos el objetivo de legar a las futuras generaciones una sociedad más justa, cohesionada, inclusiva, solidaria, igualitaria, participativa y democrática. Como Consejera del Departamento de Empleo y Políticas Sociales destaco que, en ese objetivo, la aportación de las entidades y personas que conforman el Tercer Sector Social de Euskadi es inestimable e imprescindible.

 

Euskadi necesita colaboración. Una sociedad avanzada  debe prestar especial atención a que esos avances lleguen a toda la ciudadanía. Y para hacerlo, debemos poner el foco en quienes, por las circunstancias que fuere, tengan más dificultades para lograr las cotas de bienestar a las que aspiramos. La Ley del Tercer Sector Social de Euskadi, que cumple estos días un año, sirve para reconocer el trabajo que realiza el Tercer Sector Social en Euskadi en favor de la construcción de una sociedad más justa y solidaria, más cohesionada y más participativa.

 

Desde el Gobierno Vasco consideramos que es preciso visibilizar el trabajo ingente que desde hace décadas realizan las organizaciones nacidas del compromiso ciudadano. No solo hay que ponerlo en valor, también es preciso potenciarlo. Esa colaboración es imprescindible para avanzar como sociedad. Las instituciones vascas ofrecemos servicios y programas que integran, cohesionan y acompañan. El avance en ese terreno es innegable, ya que nada de ello habría sido posible sin la existencia previa de personas comprometidas y agrupaciones estructuradas. No partíamos de cero y eso nos ha fortalecido.

 

Hoy, las instituciones,  asociaciones y organismos que conforman el Tercer Sector Social vamos de la mano. La colaboración público-privada nos permite avanzar a mayor ritmo y queremos seguir esta vía. En este sentido, la Ley del Tercer Sector Social de Euskadi era necesaria. En torno a 3.000 entidades que cuentan con la colaboración de cerca de 125.000 personas voluntarias tienen ahora el amparo de esta Ley.

 

La Ley es una herramienta para impulsar el Tercer Sector Social que Euskadi necesita, esto es, que cumpla los siguientes requisitos: diverso, con capacidad de promover alternativas transformadoras, con una base social amplia, que mantiene un vínculo fuerte entre organizaciones y personas que las integran y que ofrece empleo de calidad, sostenible y autónomo, fortalecido y coherente, transparente y reconocido, relacionado y aliado con otros agentes, que estrecha lazos internamente, y que está bien articulado.

 

Una norma que además permite potenciar el diálogo civil, los espacios de interlocución y colaboración. Las instituciones y el tercer sector podemos así participar en la definición de las políticas sociales y en la defensa de nuestro modelo social de bienestar, que nuestro objetivo común.

 

Actualmente, junto a otros Departamentos del Gobierno Vasco y entidades del tercer sector social, estamos trabajando en el desarrollo de esta Ley. El diseño de la Estrategia de promoción del Tercer Sector Social, que esperamos aprobar en breve, es el próximo paso a dar. Pero no será el último.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress