Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Elsa Fuente
Jueves, 9 de marzo de 2017

#CIERRAUNICEF

Guardar en Mis Noticias.

Dejar de existir. Ese es el sueño de UNICEF. Eso significaría que nuestra misión habría terminado y los derechos de todos los niños y niñas en el mundo estarían garantizados.

 

Cerrar UNICEF no es fácil, ni inmediato, es casi una utopía. Pero en UNICEF sabemos cómo hacerlo, nos basamos en nuestra experiencia y en 70 años de incansable trabajo que nos han ido dando logros que nos llevan a pensar que podemos. Hemos sido testigos de pequeñas y grandes victorias que en alguna ocasión se han materializado en “cierres” de UNICEF a pequeña escala, cierres de programas o proyectos que han sido posibles, porque se ha logrado el objetivo debido al trabajo que hemos realizado junto con nuestros aliados.

 

Sin gente valiente y comprometida que trabaje para llegar a los niños y niñas más vulnerables, y sin aliados de los gobiernos, donantes, defensores intrépidos y colaboradores de todo el mundo, nunca habríamos logrado el inmenso progreso para los niños y niñas que hemos visto en las últimas décadas.

 

El número de niños y niñas que mueren antes de cumplir cinco años se ha reducido a más de la mitad en los últimos 25 años. Cientos de millones de niños y niñas han salido de la pobreza. El porcentaje de niños y niñas que está fuera de la escuela en edad escolar primaria se ha reducido en más del 40% entre 1990 y 2014. Sin embargo, a pesar del impresionante progreso, muchos niños y niñas se quedan atrás. Se quedan atrás debido a su género, raza, religión, grupo étnico o discapacidad; porque viven en pobreza o en comunidades de difícil acceso; o simplemente porque son niños y niñas.

 

Pero hoy, con la llamada a #cierraUNICEF, queremos compartir esta aspiración y sueño que tenemos todas las personas que trabajamos en UNICEF. Queremos desaparecer porque hayamos conseguido junto a todos nuestros aliados que todos los niños y niñas en todos los lugares del mundo tengan lo necesario para vivir y ser felices. Que no haya hambre, que todos los niños y niñas vayan a la escuela, vivan en un entorno protector, que estén vacunados contra enfermedades mortales y que puedan ocuparse solo de lo principal, ocuparse solo de ser niños y niñas.

 

El día que UNICEF cierre será el día más feliz de todas las personas que formamos parte de la organización, porque habremos cumplido con nuestra misión.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress