Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jon Iñarritu
Martes, 31 de enero de 2017 | Noticia leída 80 veces

El antisemitismo, un odio bimilenario

Guardar en Mis Noticias.

Con motivo del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, el pasado día 27 de enero, un representante de la comunidad judía que acudió al acto del Parlamento vasco, señaló que en Europa, en pleno siglo XXI, seguían muriendo judíos por el hecho de serlo. ¿Motivos para la alarma?

 

Lamentablemente sí, las cifras facilitadas por la Agencia Europea de DDHH (FRA), en 2013, desvela datos muy preocupantes sobre la pervivencia de este odio bimilenario. Señala Gustavo Perednik, en su obra “La Naturaleza de la Judeofobia », que los « judíos fueron odiados en sociedades paganas, religiosas y seculares. Fueron acusados por ser: comunistas, capitalistas, de tener dobles lealtades, racistas, ricos, míseros ostentosos, avaros, cosmopolitas sin raíces, o chauvinistas étnicos, quintacolumnistas, o vivir encerrados”. Como vemos, para los “haters” no faltan excusas para deshumanizar y demonizar a una comunidad en base a libelos y mitos falsos como los del “conspiracionismo y el control mundial”, difundidos desde diferentes ideologías

 

 

El antisemitismo no nació con el nazismo ni se acabó tras él. De igual forma, la islamofobia , la gitanofobia y la xenofóbia, siguen extendiéndose,  la extrema derecha vuelve a reforzarse y Europa cierra sus puertas a refugiados que piden ayuda. No olvidemos que la peor Europa fue la racista y la antijudía. La mejor Europa es la solidaria y la plural. ¡Nunca más!

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress