Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Fernando Fantova

¿Hacia dónde va el tercer sector de acción social?

Guardar en Mis Noticias.

Existe inquietud sobre la gobernanza e incidencia del tercer sector de acción social en el nivel político, en un contexto de preocupación por la relación entre éste y la comunidad, la Administración y, especialmente, iniciativas y movimientos sociales y alternativos emergentesen la crisis de los últimos años; iniciativas y movimientos que, en algunos casos, tienen fuerte incidencia y presencia política e institucional.

El reciente estudio de la Plataforma de Organizaciones No Gubernamentales de Acción Social nos habla de:

  1. La entidad, la resiliencia de muchas y relevantes organizaciones (que, como juncos, resisten sin perder su forma) y el avance en la construcción de redes, federaciones y confederaciones.
  2. El avance notable de dinámicas de presión, asistencialismo, burocratización y descapitalización social y estratégica de la acción voluntaria en la crisis y el levantamiento truncado del cuarto pilar (aumentando el número de organizaciones zombis, de muertos vivientes que parecen iniciativa social pero ya no lo son).
  3. La limitada dinámica de innovación y transformación social (cuyos brotes surgen mucho más fuera que dentro del tercer sector de acción social) y la muy limitada integración operativa entre las organizaciones fuera del colectivo de referencia.

Desde esa lectura de la situación se puede apuntar hacia un relato estratégico en el quizá pueda haber sinergias entre elementos como:

  • el impulso de organizaciones solidarias de cierta escala y capacidad de gestión que aporten valor, en clave de concertación, en la construcción y universalización del sistema público de servicios sociales;
  • la apropiación y generación de modelos de gestión del conocimiento e innovación tecnológica y social que representen arreglos alternativos entre agentes diversos;
  • la gestión de la diversidad de tipos de organizaciones en alianzas y redes a nivel operativo, de gestión y político;
  • la aplicación de un enfoque comunitario que potencie la vinculación y el empoderamiento de las personas en sus relaciones y redes primarias;
  • la diversidad de fórmulas de relación entre las organizaciones solidarias y las instituciones políticas y la diversidad de formas de politización o repolitización de la iniciativa social;
  • el retorno de las organizaciones a sus raíces y la reconstrucción de su sujeto y designio estratégico, en tanto que productoras, gestoras y defensoras de bienes comunes;
  • el abordaje del reto de la sostenibilidad de las organizaciones;
  • la institucionalización y reconocimiento del tercer sector de acción social, de la política pública de fomento de la iniciativa social y del diálogo civil; y, sobre todo,
  • la densificación de la solidaridad en las organizaciones, solidaridad que es su seña de identidad, razón de ser y aportación a las personas y a la sociedad.

¿Qué relato y, sobre todo, qué prácticas relegitimarán y reconectarán a las entidades del tercer sector de acción social en la vieja y siempre nueva tarea de construir comunidad política, lazos fraternos, bienes comunes, ética ciudadana, significados compartidos, valor público y sostenibilidad social?

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress