Noticias imprescindibles para entender la realidad
Jueves, 13 de diciembre de 2018
Última actualización: Miércoles, 12 de diciembre de 2018 21:47
Secciones
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Redacción

¡Pobre Parlamento!

Guardar en Mis Noticias.

Sigo inmerso en mi melancolía político-estival y desde ella veo, como una de las muestras más significativas de desajuste, el papel al que ha quedado reducido el parlamento, lugar que recoge la esencia de lo que debe ser una democracia representativa y que tiene que ser el lugar preferente donde se manifiesta.


Parlamentar, dialogar, discutir, debatir, aprobar, fiscalizar, criticar, decidir, todo eso se tiene que hacer en la sede donde se reúnen todos los representantes legítimos de la ciudadanía. Y es importante lo de todos (los partidos/grupos) por que la base de la democracia parlamentaria es que toda la representación es igualmente legítima y la tribuna de oradores el lugar igualitario y público donde se deben debatir y exponer los planteamientos. Una democracia avanzada es mucho más que un Parlamento vivo pero no es nada sin él.
Me pongo a recordar y ser conscientes de algunas obviedades:


. En un sistema de representación proporcional y territorial no hay candidato ganador, solamente partido político ganador y ello en la medida que sume, por si solo o por acuerdo, una mayoría suficiente para gobernar.
. Las investiduras y los programas de gobierno se deben presentar y debatir  en el Parlamento, y es aquí donde se ganan o pierden las votaciones, no en los medios de comunicación.


. No es de recibo la votación secreta, todas las personas parlamentarias representan a la ciudadanía y deben dar cuenta con transparencia de sus actuaciones.


. Relacionada con la anterior, elegimos personas concretas que no pueden ser multadas por el ejercicio de su voto si en un momento no coincide con su grupo.


. La presidencia y la mesa del Parlamento son un poder democrático, y no una delegación de Gobierno o partido alguno, y como tal deben ejercer su función con independencia.


Cuando leo lo escrito simplemente concluyo, con la misma melancolía con la que comencé, que no debe ser tan obvio cuando la realidad está tan distante de ello.

Begirada • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress